Otra vez All Boys

El estudio, la intuición y la capacidad de Braian Roston para atajar tres de los cuatro penales que le patearon fue la única diferencia. El arquero alboyense brilló en la definición de la Zona Norte tapando los remates de Daniel Gehl, Alejandro Morettini y Emiliano Cocco, y de esa manera le dio a su equipo la posibilidad de disputar una nueva final de la Liga Cultural de fútbol.
En una definición pareja de principio a fin por donde se la mire, Roston fue en este caso la individualidad que rompió el molde. Independiente de Doblas y All Boys igualaron 0 a 0 en la revancha de la final de la Zona Norte y el ganador de la región se decidió con remates desde el punto del penal, instancia en la que el “1” del Auriazul fue el encargado de darle el pasaje a los santarroseños.
Ahora, All Boys -campeón de las últimas tres ediciones del Torneo Oficial- buscará un nuevo título ante Pampero de Guatraché, que llega como el mejor de la Zona Sur. La final, con partido y revancha, se jugará desde el próximo domingo y el orden de localías será sorteado hoy en la Liga Cultural.
Independiente, en tanto, quedó una vez más a las puertas de una copa que hasta ahora nunca pudo levantar. La generación encabezada por el Colo Gehl vio frustrado un nuevo sueño y otra vez All Boys fue el “verdugo”. Esta vez el Rojo hizo tantos méritos como el Auriazul, pero Roston cerró su arco y se llevó la clasificación para Santa Rosa.

Paridad.
La final de ayer en Doblas fue equilibrada en todo sentido. Tras el 2-2 en la ida los dos evitaron complicarse en defensa, ambos prefirieron desprenderse rápido de la pelota y también desde los dos campos los ataques se iniciaron preferentemente con pelotas largas, buscando las segundas jugadas para marcar la diferencia.
Pero ninguno logró imponerse sobre el otro pese a que cada uno tuvo sus momentos. Quizás All Boys fue el que busco con más constancia, pero a la hora de generar peligro ambos contaron con un par de chances claras y a los dos también les anularon goles por posiciones adelantadas.
El Colo Gehl tuvo pasajes en los que sacó ventajas por su categoría, Emiliano Cocco mostró arranques a pura gambeta, Luciano Andrada aguantó bien descargando para las bandas, Jerónimo Gutiérrez encaró con confianza en un par de ocasiones… Hubo varios picos altos a lo largo de los 90 minutos, pero la mejor cara de cada equipo fue la defensiva: Alejandro Morettini y Bruno Schaab por un lado, Ezequiel Roque y Renzo Quiroga por el otro. Se cansaron de sacar todo lo que les tiraron, bien respaldados por los laterales y por ambos arqueros.
Y en ese contexto, tratándose de una final equilibrada y que fue sumando tensiones de todo tipo con el correr de los minutos (por momentos en la cancha había un silencio impensado para un partido así), el encuentro fue decantando en un empate sin goles.
Los penales tomaron finalmente el protagonismo y la presión terminó de recaer en los protagonistas, a tal punto que de los nueve remates ejecutados desde los doce pasos, sólo cuatro terminaron en gol. La diferencia la marcó Roston, que atajó tres y se convirtió en héroe cuando Nazir Leones metió el definitivo para All Boys.

Braian Roston, el héroe de la jornada de la mano de Luciano Roo
Gastón Ceccani patea el primer penal afuera y la serie comienza complicada para All Boys. Independiente tiene la chance de hacer la diferencia con su figura, Daniel Gehl, pero Braian Roston se estira y tapa con los pies. La ventaja la saca para el Auriazul Matías Sosa y la ratifica el propio Roston quedándose quieto ante el remate al centro de Alejandro Morettini.
All Boys está 1-0, pero Ezequiel Roque tira su penal a las nubes y Raúl Alomo empata para Doblas, pese a que Roston adivina la punta. Jerónimo Gutiérrez pone otra vez a la visita arriba y Roston saca un manotazo mágico para tapar el buen remate de Emiliano Cocco. Nazir Leones marca el suyo y All Boys gana.
Roston es, como en otras definiciones, el héroe de la jornada. Todos lo abrazan, lo felicitan y le agradecen. Y rápidamente el arquero revela la fórmula: “Es todo de Luciano Roo, el entrenador de arqueros que no pudo estar acá. El estudió a los pateadores, él me informó, lo planificamos en la semana y nos sirvió para sacar a flote un partido y una serie muy difícil. Todo es mérito suyo”.

Ganar siempre.
Más allá de la euforia por sacarse de encima a un rival de jerarquía como Independiente en una final muy cerrada, los jugadores de All Boys coincidieron en que aún no había nada para festejar. “Estamos contentos porque Doblas es muy fuerte y porque dimos una gran prueba de carácter, pero todavía no ganamos nada y en All Boys hay que ganar siempre”, aseguró sin dudar Roston en medio de las celebraciones.
“Yo estoy desde los cuatro años acá y te aseguro que no sirve otra cosa que ganar”, insistió el arquero, y destacó lo logrado hasta ahora por un plantel que sufrió muchas bajas en el inicio de la temporada. “Acá no hay etapa de transición, no hay equipo de recambio… Acá hay que salir a la cancha a ganar, porque en All Boys si no ganás lamentablemente es un fracaso. Por eso hay que remarcar que nos falta una final para redondear el año. Y ganarla es lo único que sirve”, disparó sin dudar.
Finalmente, se refirió brevemente a lo que serán los duelos finales contra Pampero, equipo en el que juegan varios ex All Boys. “Es un equipo con muy buen pie y con jugadores de jerarquía, la mayoría ex compañeros nuestros. Espero una final linda, y que no se defina por penales porque me muero”, cerró sonriendo.