Inicio Deportes Pellitero: "Se extraña la competencia"

Pellitero: «Se extraña la competencia»

LA NADADORA PIQUENSE VOLVIO A ENTRENAR A LA PILETA DE PICO FBC

La nadadora piquense Ana Luz Pellitero comenzó días atrás a entrenar en la pileta climatizada de Pico FBC, a la espera de la reanudación de la actividad. Tras haber regresado de Capital Federal, la joven que padece una disminución visual severa se mantuvo en movimiento en la pileta de su casa, aun con bajas temperaturas, y siguió un plan de ejercicios que estuvo coordinado por sus entrenadores.
A principios de año tenía por delante una cargada agenda de compromisos nacionales e internacionales, pero la pandemia de coronavirus postergó sus participaciones.
«Ya venía entrenando en la pileta de mi casa, nunca paré de entrenar y por suerte se abrió la pileta de Pico FBC y ya empecé a nadar. Fue algo muy difícil, primero que nada porque yo entreno en Buenos Aires, vivo allá, y tuve que venirme de un día para el otro y entrenar sola, con alguna rutina que me mandaba mi entrenadora. Fue una situación particular, rara, pero por suerte pude seguir entrenando y no perder ritmo», le contó a LA CHUECA.
Por el momento «Anita» puede nadar una hora diaria en la pileta de Pico FBC, de 25 metros de extensión, y de esa manera suple en parte el entrenamiento que llevaba adelante antes de la pandemia.
«Por el momento solo nado una hora por día. Son entrenamientos para ir acomodándome y agarrar ritmo en pileta de 25 metros. Por el momento, esa hora me alcanza», señaló.

Torneos.
«Era un año muy cargado de competencia», aseguró Pellitero al dar cuenta sobre cada uno de los compromisos que tenía pensado afrontar este año.
En sus planes figuraban «desde los Juegos Paralímpicos en Tokio hasta un montón de torneos en Europa», y para ello, «había preparado una pretemporada muy fuerte en enero y febrero», los cuales «fueron meses muy duros de entrenamiento».
Con semejante agenda por delante, «había grandes expectativas para seguir mejorando», tras haber «tenido un mundial excelente» en el que finalizó como «cuarta del mundo en el ranking con marcas muy buenas». Todos estos planes, quedarán postergados para el año que viene.

Ritmo.
La imposibilidad de poder continuar con su plan de entrenamiento en Buenos Aires, la obligó a replantear sus planes y a tener que acomodarse a los elementos y los espacios disponibles en su casa.
«Me pude mantener bastante bien, porque en estos días que entrené en casa, corría y hacía algo de bicicleta. También hice trabajos aeróbicos para no perder la capacidad aeróbica, y la parte de la preparación física la pude hacer completa, porque en casa tengo un mini gimnasio y no me afectó nada. Me cuidé bien en la alimentación y eso me ayudó bastante a mantenerme en el peso que tenía cuando vine para acá. Sin embargo, se extraña la competencia. A principio de año nos dicen todos los torneos que vamos a tener, y para este había muchísimos torneos, tanto afuera como en el país. Cuando es así te preparas de otra forma, pero son circunstancias que uno no puede manejar», finalizó.