Inicio Deportes "Pico Rugby está en movimiento"

«Pico Rugby está en movimiento»

LA INSTITUCION PIQUENSE NO DETIENE SU MARCHA NI EN CUARENTENA

El periodo de aislamiento social, que se decretó ante la pandemia de Coronavirus en todo el mundo, obligó a suspender actividades deportivas, productivas y culturales, entre otras. En el caso del Pico Rugby Club, lejos de detener la marcha, siguió activo, aunque adaptado a los tiempos que corren.
Juan José Penna, titular la entidad local, destacó el activo rol dirigencial durante la cuarentena, en otros aspectos inherentes a la vida institucional del club, que en otras épocas del año, quedan un poco más relegados.
«Las actividades del club están suspendidas desde que empezó esta cuarentena, pero el encierro no tiene que trasladarse a la paralización de la gente y tenemos que adaptarnos a esto. El contexto pone en evidencia que el club no son las paredes, sino son las personas, porque lejos de la infraestructura, el club está en movimiento. Hasta el momento trabajamos mucho en el organigrama, en saldar cosas que tienen que ver con lo legal y hemos trabajado mucho en otras cosas para las que antes no teníamos tiempo», le dijo a LA CHUECA.
Este tiempo, además, fue propicio para la capacitación, tanto de los entrenadores como de los dirigentes.
«La capacitación fue intensa porque aprovechamos a hacer cursos en todos los niveles en diferentes aspectos, para dirigentes y entrenadores, tanto a través de Uroba (Unión de Rugby del Oeste de Buenos Aires) como de la UAR (Unión Argentina de Rugby)», explicó.

Ponerse en movimiento.
La dirigencia del Pico RC analizaba sobre el cierre de la semana anterior, un protocolo que les llegó desde la UAR, para poder empezar a mover a sus planteles. Sin embargo, deberá ir de la mano de las nuevas disposiciones locales y provinciales.
«La UAR acaba de bajar un protocolo que vamos a analizar para la vuelta a la actividad, pero eso será de acuerdo a cada localidad. En lo deportivo se hizo lo que se pudo, los chicos se pusieron de acuerdo para hacer actividades físicas en diferentes horarios, algo que tuvo un éxito moderado. Ahora viene una posibilidad cierta, que es la de comenzar con ciertos preparativos, una actividad parcial, sobre todo física. Empezar a usar las instalaciones para la parte física, distanciados, con barbijos y en pequeños grupos, pero siempre esperando la autorización de las autoridades», señaló. Además agregó: «No creo que en breve podamos hacer ningún viaje a la provincia de Buenos Aires. Espero que se puedan iniciar las actividades en La Pampa, y poder mantener competencia antes de fin de año, en el segundo semestre, con los clubes pampeanos».

Ingresos económicos.
La paralización de diferentes actividades generó muchos perjuicios económicos en muchas empresas e instituciones, y los clubes no escaparon a ello. El Pico RC también padeció de una menor recaudación de la cuota societaria en este contexto, aunque diferentes esfuerzos y el fruto de una administración ordenada le permitieron afrontar estos meses sin mayores problemas.
«En nuestro club la cuota societaria bajó como en todos lados. Tratamos de que sea accesible el pago, pero hay gente que no puede y otra que posterga el pago porque no sabe si va a poder más adelante. Pero el club no está en problemas, hemos hecho una administración bastante prudente y no estamos en problemas. Además hubo colaboraciones de gente que no quiso cobrar el sueldo», explicó.

Rugby femenino.
El presidente del club local aseguró que el rugby femenino ya no es una novedad, sino una realidad, y que para ello se lo debe cimentar desde las categorías formativas y darle una identidad propia.
«El rugby femenino es un tema que debe explotar, porque nos faltan inferiores. Ya es una realidad, no es una novedad y, debemos equipararla a otras divisiones. La idea es incorporar infantiles, y que no sea una imitación del rugby de varones, porque las mujeres tienen un estilo para jugar. Más allá de que juegan en seven, la personalidad y la forma de competir entre ellas es diferente y enriquecedora, y no tenemos que tratar de que se parezca al rugby masculino, sino que encuentre su personalidad y que crezca y, la forma de hacerlo, es con inferiores», manifestó.
El club concretó la ansiada obra de un quincho, al que si bien le restan algunos detalles, ya tiene actividad social y está bien acondicionado. Además de esto, en el predio ubicado en la zona de Pueblo Nuevo, busca desarrollar otros espacios, que sirvan para convocar a la familia.
«Tenemos idea de que el Pico RC continúe incorporando a la familia y para eso estamos creando algunos lugares. La idea es convocar, pasar buenos momentos y después llevarlo a lo deportivo y competitivo, y en eso nos va muy bien, porque somos protagonistas. Ser protagonistas está bueno, no es solo el folclore de la amistad, sino jugar por los porotos y eso, hace que el club tenga tanta vida», finalizó.