Por quinta vez, Sampaoli paró el mismo once

El entrenador de la Selección argentina, Jorge Sampaoli, repitió ayer por quinta vez la misma alineación y todo parece indicar que los once jugadores para enfrentar mañana a Islandia en el debut mundialista están definidos.
Así las cosas, en el centro de la cancha la dupla será para Javier Mascherano y Lucas Biglia, relegando a Giovanni Lo Celso, mientras que Sergio Agüero le ganó la pulseada a Gonzalo Higuaín.
El arco será propiedad de Wilfredo Caballero, aunque el hombre del Chelsea de Inglaterra declaró “no saber nada” sobre si iba a ser titular.
El partido debut del equipo de Sampaoli será mañana a las 10, con el arbitraje del polaco Szymon Marciniak.
La presencia de Eduardo “Toto” Salvio es una fija en la defensa debido a que el entrenador cree que Islandia no atacará mucho por las bandas y por ese motivo Gabriel Mercado irá al banco.
Si bien Sampaoli no lo confirmó de manera oficial, la formación será: Caballero; Salvio, Nicolás Otamendi, Marcos Rojo, Nicolás Tagliafico; Biglia, Mascherano; Maximiliano Meza, Lionel Messi, Ángel Di María; Agüero.

Sin reconocimiento.
Las horas previas a un debut mundialista alteran a cualquiera, incluso a los jugadores de la Selección argentina que observaron todos juntos el primer partido de Rusia 2018, en una de las pantallas gigantes del salón de juegos del búnker de Bronnitsy.
Si bien no era obligación, la gran mayoría de los futbolistas e integrantes del cuerpo técnico disfrutaron el 5-0 de Rusia sobre Arabia Saudita en conjunto.
Para hoy, día previo al debut, el plantel tiene previsto entrenar en Bronnitsy y no realizará el reconocimiento del estadio del Spartak de Moscú, que está a una hora y media de bus, aproximadamente.
Sí estará allí Jorge Sampaoli, alrededor de las 13:00 (hora argentina), para brindar la conferencia de prensa oficial de FIFA previa a cada partido e incluso podría aparecer con Lionel Messi, si cumplen con la participación también del capitán.
En ese clima, mezcla de expectativa y nerviosismo, vive la Selección argentina las horas previas a su máximo sueño, la Copa del Mundo. (NA)