Racing ganó y se aferró a la cima

Racing alimentó ayer con creces su ilusión de ser campeón de la Superliga, con un triunfo de peso frente a Huracán como local por 3 a 1, que le permitió mantener los tres puntos de ventaja sobre Defensa y Justicia, su inmediato perseguidor.
En la continuidad de la decimoséptima fecha, el delantero Jonathan Cristaldo empujó con el pecho la pelota que había rebotado en el palo tras un cabezazo de Alejandro Donatti para darle la ventaja a los dirigidos por Eduardo Coudet, a los 34 minutos del primer tiempo.
La mala para los de Eduardo Coudet es que perdió por lesión al mediocampista Matías Zaracho, que debió ser reemplazado a los 27 minutos por Guillermo Pol Fernández, quien luego llegó a la quinta amarilla acumulada y deberá purgar una fecha de suspensión en la visita del próximo domingo frente a River.
Se trató de un partidazo tácticamente, pese a que en la primera mitad se trabó mucho por el mayor dominio territorial de Huracán, que eligió abroquelarse para salir rápido de contragolpe.
Así, a los 26 minutos, tuvo la primera situación de peligro: contragolpe rápido que encabezó Barrios, que en vez de asistir a Gamba al espacio, enganchó y remató afuera, cerca del palo derecho.
Racing caía en la trampa de Huracán y le costaba generar situaciones claras, porque no encontraba pases entre líneas ni desequilibrio individual.
Hasta que a los 34 minutos, mediante la pelota parada con la que ya había avisado un rato antes pero en off side, Donatti ganó en lo alto en forma soberbia, cabeceó cruzado y Cristaldo, que acompañaba intuitivamente, la empujó de pecho tras el rebote en el palo.
El complemento fue todo lo contrario, más abierto, disputado, con más decisión y argumentos para buscar el arco rival. Quizás haya tenido que ver la verticalidad con la que se inició, porque al minuto lo tuvo Racing en tres chances consecutivas en la misma jugada: falló la salida por abajo desde el arco de Huracán, “Pol” Fernández no pudo definir frente a Silva, en el rebote se la sacaron en la línea a Saravia y después Centurión la tiró por arriba del travesaño.
Y en la siguiente salida, Salcedo condujo por el centro entre la presión de Racing, jugó exigido con Rossi que combinó con Damonte que de cachetada habilitó bárbaro a Auzqui al espacio, para que como centrodelantero estampe el empate 1-1.
Pero Racing no se cayó anímicamente, empujado por la gran cantidad de público que copó el “Cilindro”, buscó una y otra vez desnivelar. Hasta que llegó el desahogo, ya con el ingreso de Cvitanich -refuerzo en este mercado-, que se tiró atrás como un volante y metió al espacio para Pol Fernández, que remató de media vuelta y se encontró con una “atajada” del recién ingresado Pablo Álvarez, que le dio el penal a la “Academia”.
El capitán Lisandro López se hizo cargo y convirtió con un remate a la derecha de Silva, que adivinó el sector pero no alcanzó a desviar la buena ejecución en un momento caliente.
Y tras la expulsión de Auzqui, por doble amonestación, Racing no tardó ni dos minutos en sentenciar la historia con un golazo colectivo, que a pura triangulación terminó con el marcador central Sigali empujando la pelota a la red.
Otra roja en Huracán, de bronca ante el toque de Racing y para el ingresado Chávez, fue el cierre caliente para un partido parejo entre dos de los equipos más encumbrados de la Superliga.

Triunfo de Boca.
Boca, sin jugar bien y sufriendo hasta el final, se impuso por 2 a 0 sobre un duro Godoy Cruz, en un partido disputado en la Bombonera y correspondiente a la decimoséptima fecha de la Superliga.
Darío Benedetto, de penal a los 13 minutos del primer tiempo, y Mauro Zárate, de tiro libre a los 48 del segundo, marcaron los tantos de la victoria boquense.
Cuando iban 40 minutos del complemento y el encuentro estaba 1 a 0, el árbitro anuló mal un gol de Santiago García para la visita por una posición adelantada inexistente.

Ganó River.
River llegará entonado al cruce con el líder Racing, luego de haber hilvanado anoche su segundo triunfo consecutivo con un trabajado 2-1 sobre Vélez como visitante en Liniers, por la decimoséptima fecha de la Superliga.
La victoria del “Millonario” -segunda consecutiva- se construyó de área a área porque, en el primer tiempo, el arquero Franco Armani le contuvo un penal al delantero Rodrigo Salinas que podría haber sido la ventaja para el “Fortín”.
Pero en el complemento, los dirigidos por Marcelo Gallardo mejoraron su producción, se adelantaron con un golazo de “picota” del colombiano Rafael Santos Borré y lo liquidaron gracias a un penal del también cafetero Juan Fernando Quintero, en su primer festejo con el número “10” en la espalda. Para Vélez descontó Álvaro Barreal.

Iguales.
Unión y Newell´s Old Boys de Rosario igualaron con el marcador en blanco, al cabo de un pobre encuentro disputado ayer en el estadio “15 de Abril”. Tras un soporífero primer tiempo, en el complemento mostraron otra cara pero no obstante resultaron igualmente ineficaces a la hora de la definición.