Inicio Deportes Racing goleó y eliminó al bicampeón

Racing goleó y eliminó al bicampeón

TORNEO PROVINCIAL: EL CONJUNTO CASTENSE DEJO EN EL CAMINO A FERRO DE PICO

Racing Club goleó por 4 a 1 a Ferro Carril Oeste de General Pico y se metió en las semifinales del Torneo Provincial 2019, con un global de 5-1. Los goles albos fueron convertidos por Juan Leguizamón, en dos ocasiones (una de penal), Eloy Rodríguez y Brian Montero, mientras que Nicolás Camerlinkcx de penal descontó para los piquenses. El Verde terminó con dos jugadores menos por las expulsiones de los mediocampistas Esteban y Nicolás Camerlinkcx.
El equipo castense no dejó dudas dentro del campo de juego, donde el resultado habla por sí mismo de lo ocurrido a lo largo de los 90 minutos. Con una destacada actuación de Juan Leguizamón y un buen rendimiento colectivo, Racing Club se metió entre los cuatro mejores equipos de La Pampa, donde se enfrentará a Deportivo Winifreda.
El campeón vigente de la Liga Pampeana eliminó al último bicampeón de la competencia interligas, con el cual también se enfrentó en la última definición liguera.
Los albos comenzaron generando las situaciones de mayor riesgo, como anticipando lo que ocurriría a lo largo del partido. En los primeros minutos, Montero cambió de frente para Leguizamón, este nuevamente sacó un centro al área visitante pero Rodríguez conectó -solitario- un cabezazo desviado que se fue cerca del palo izquierdo de García.
Los albos con centros complicaban a la defensa piquense. Un centro le cayó a Carrizo para que conecte un cabezazo que nuevamente se fue cerca del palo izquierdo del guardamenta, cuando García ya había quedado fuera de la jugada y el arco en soledad, Y el primer gol llegaría en una jugada de esas características. A los 30 minutos, un centro cruzó toda el área visitante, y permitió a Leguizamón -ingresando por la derecha- conectar un cabezazo al primer palo, para colocar el 1 a 0. El propio Leguizamón, sobre el cierre del primer acto, nuevamente recibió en soledad por la derecha, pero en el mano a mano esta vez le ganó García, que sacó el remate al primer palo.
Ferro no generó situaciones en el arco rival, porque pese a tener que buscar el triunfo, tuvo un solo delantero de punta, y después intentaba acompañar con varios mediocampistas ofensivos, que nunca llegaron al área rival. Igualmente un centro lo encontró en soledad a Boccardo, pero el delantero verde remató desviado.

Goleada Alba.
En el complemento, Racing Club rápidamente pudo comenzar a definir el partido, porque a los 8 minutos el árbitro Aredondo sancionó penal cuando cayó Díaz por una falta de Italó, y Leguizamón se encargó de transformar en gol con un remate fuerte al palo derecho de García.
El nerviosismo se apoderó del equipo piquense. Y algunos jugadores comenzaron a irse antes a los camarines. Fue el caso de Esteban Camerlinkcx que generó un tumulto, después de una falta de un piquense a un jugador local. Aredondo le mostró la tarjeta roja, pero Camerlinkcx continuó insultando al cuerpo técnico local, y cuando se retiraba -totalmente desaforado- intercambió improperios con cuanto simpatizante albo estaba cerca del tejido.
A los 17 minutos, Aredondo sancionó penal para los piquenses, interpretando que un defensor albo paró la pelota con la mano. Y Nicolás Camerlinkcx descontó para los visitantes.
Parecía que el partido se iba a animar, pero en realidad algunos jugadores piquenses estaban más preocupados por chocar con los castenses, que por jugar al fútbol. Ese nerviosismo lo aprovecharon los dirigidos por Leguizamón, para intentar contragolpes que le permitan definir la clasificación.
A los 27 minutos se concretó. Un centro de Nahuel Díaz que paró Eloy Rodríguez dentro del área chica, y sacó un fuerte remate que se metió entre las piernas del arquero García para colocar el 3 a 1. Y solamente cinco minutos después, Brian Montero sacó un remate desde más de 25 metros que se metió en el águlo superior izquierdo de García, para colocar el 4 a 1 definitivo.
Cuando restaban pocos minutos para la finalización, también se fue expulsado Nicolás Camerlinkcx por agredir a un rival. Y ya llegó el momento del festejo para los albos, que se metieron en las semifinales del campeonato más importante de La Pampa.

Lamentable actitud antideportiva
El bicampeón saliente del Torneo Provincial de fútbol, Ferro de Pico, dejó una pálida imagen futbolística, y una lamentable actitud antideportiva que incluyó a simpatizantes y futbolistas. Inicialmente colgaron una bandera en el estadio albo con la leyenda: “Ferro campeón en la cancha, los equipos chicos en el escritorio”. Cuando comenzaba el segundo tiempo, el árbitro Marcelo Aredondo paró el partido hasta que los hinchas descolgaron el trapo. Así los seguidores verdes intentan responsabilizar a los dirigentes de los demás clubes de sus “picardías” extra futbolísticas, intentando desviar la atención que fueron –en esta
temporada- sancionados en dos ocasiones y por distintos Tribunales de Disciplinas, por la mala inclusión de jugadores para enfrentar a equipos pampeanos.
Los mismos simpatizantes cuando promediaba el segundo tiempo intentaron agredirse entre sí, e incluso concurrió personal policial para tranquilizar la situación entre los piquenses.
Algunos futbolistas dentro del campo de juego transmitieron el mismo nerviosismo. Esteban Camerlinkcx generó un tumulto impensado, intentando –y en algunos casos aseguran que lo logró- agredir a los rivales, insultando al cuerpo técnico rival y después a los simpatizantes castenses. También se fue antes Nicolás Camerlinkcx después de generar varias situaciones extra futbolísticas, innecesariamente.
Y lo más grave ocurrió cuando terminó el partido. Los futbolistas rompieron una puerta del vestuario. En la imagen que circuló en las redes sociales se puede observar un integrante del cuerpo técnico “Verde” intentando arreglar el pórtico, y al lado una frase muy significativa:
“El cuidado de las instalaciones hacen al buen deportista”.
El plantel piquense tiene varios buenos jugadores y algunos con mucha proyección dentro y fuera de la provincia; pero también es cierto que algunos de ellos –al menos ayer– están bastante lejos de ser buenos deportistas. Aunque jueguen bien a la pelota, eso no los convierte en buenos deportistas.