Racing goleó a Boca

EL XENEIZE COMENZO CON EL PIE IZQUIERDO

El campeón Racing se aprovechó de la fragilidad defensiva de Boca y lo goleó 4-1 en el partido que jugaron el sábado a la noche en el estadio José María Minella de Mar del Plata, en el marco de la Copa Ciudad.
El equipo de Avellaneda marcó por intermedio de Gustavo Bou, en tres oportunidades y Diego Milito, mientras que Boca había establecido una rápida diferencia con un gol de Jonathan Calleri a los 35 segundos de comenzado el cotejo.
El equipo de Rodolfo Arruabarrena quedó con nueve hombres como consecuencia de las expulsiones que sufrieron Cristian Erbes y Leandro Marín, el primero por un codazo a Ricardo Centurión y el segundo tras una patada descalificadora al mismo jugador, quien se retiró lesionado con un traumatismo con escoriaciones en la cara posterior de la pierna izquierda.
Esta circunstancia, con Racing en ventaja 2-1 y Boca con nueve futbolistas y jugadores improvisados en sus puestos (Bravo de 2, Colazo como 3, tal como el semestre anterior), desnaturalizó el partido.
Así fue sólido lo del equipo de Diego Cocca, aceitado su funcionamiento y con jugadores desequilibrantes como Diego Milito y Ricardo Centurión, más la voracidad goleadora de Gustavo Bou.
Y así fue de precario lo de Boca, un equipo que en lugar de rearmarse se debilitó y que pide refuerzos, y no incorporaciones a gritos.
La primera mitad de la etapa inicial fue la única que mostró equivalencias, con un Boca que arrancó mejor, anotó rápido y mostró chispazos interesantes del chico Cristian Pavón (mal reemplazado por Arruabarrena).
Pero bastó que Racing desentumeciera los músculos para pasar a dominar el juego en lo táctico, especialmente en las dos áreas, en las que primero neutralizó a Boca y luego llegó al gol cuando “apretó el acelerador”.
Y si sólo hizo uno en el segundo tiempo, etapa en la que se vio a un promisorio Brian Fernández, fue porque graduó sus energías y el rival no lo complicó nunca. (Télam)