Racing pasó a semifinales

TORNEO PROVINCIAL: WINIFREDA CON LAS MANOS VACIAS

Racing Club empató 1-1 con Deportivo Winifreda en el estadio La Fortaleza Alba de Eduardo Castex, y como había ganado 1-0 en la ida se clasificó para jugar las semifinales del Torneo Provincial “El Atuel también es pampeano”, donde se medirá nuevamente con Unión Deportiva Vértiz. Los goles fueron anotados por Wendy Benvenutto para los girasoleros y por Gastón Rodas para los castenses. El árbitro Maximiliano Reinoso expulsó al defensor racinguista Denis Gridín por hacer tiempo, y al arquero suplente de Deportivo Winifreda, Rodríguez, por protestar.
Los albos ayer no jugaron bien, porque fueron imprecisos, fallaron en las marcas defensivas y sufrieron más de lo esperado para clasificar a las semifinales de la competencia interligas. Ahora jugarán frente a Unión de Vértiz, con el que reeditarán la semifinal del Provincial 2012, donde triunfaron los albos castenses.

Equilibrado.
En los primeros minutos el trámite del partido fue equilibrado, con algunas situaciones para los locales, como una contra de Pereyra con cambio de frente para Viceconte que terminó con un centro para Caser, que remató cerca del primer palo del arquero winifredense. Y la otra fue una gran jugada individual de Arco, con dos caños incluidos a rivales, y una habilitación para Rodas que eludió al arquero y un defensor terminó despejando al córner.
Los girasoleros plantearon lucha en todos los sectores y trataron de aprovechar las fallas defensivas albas. Y lo lograron, porque a los 23 minutos se pusieron en ventaja tras un centro de Barbero que logró conectar -en soledad- de cabeza Wendy Benvenutto, para batir al arquero Morán.
La jugada fue la bisagra del primer acto. Empezó a dominar Winifreda; mientras los locales, bastantes desorientados, dependían de Pereyra y Arco, que trataban de generar algo de fútbol, pero mayoritariamente perdían con las numerosas marcas que planteó Archeri. La más clara para los albos fue una jugada entre Cobos y Caser, con un centro para Rodas que definió afuera, con el arco a su merced.
Pero Winifreda se pudo ir con una mayor ventaja a los camarines. Primero, tras varias fallas en defensa, la pelota quedó para Barbero y los defensores desviaron afuera del campo. Y en la última jugada, nuevamente Barbero ejecutó un centro al área alba, que conectó Ortiz con un fuerte remate rasante y la pelota terminó en las manos de Morán, que estaba parado en el primer palo.

Clasificación.
En el complemento, Racing Club mejoró levemente en el funcionamiento colectivo, pero fundamentalmente Deportivo Winifreda decayó en su rendimiento físico. Entonces, Pereyra -el mejor de la cancha- comenzó a tener más contacto con la pelota, y Arco tuvo “las riendas” de su equipo, mientras Caser picó incansablemente para cargar de acrílicos amarillos a los girasoleros y Rodas aguantó todo lo que le tiraron.
El empate llegó rápido, a los 11 minutos: un centro de Viceconte terminó con la “pelota muerta” en el área chica winifredense, y Rodas -sin complicaciones- definió para asegurar la clasificación.
Los visitantes tuvieron ganas, pero poco fútbol para doblegar a los albos. Y tuvieron que apelar a jugadas individuales o “corajeadas”, porque colectivamente no hilvanaron ataques. La más clara fue un centro de Lince que conectó Pacheco y Morán, prácticamente superado, alcanzó a desviar con su pierna el balón al córner.
Los últimos minutos terminaron con un Racing Club dominando las acciones, pese a que terminó con un jugador menos por la expulsión -infantil- del defensor Gridín, que se ganó la segunda amarilla por hacer tiempo. Las jugadas más claras fueron un pase e Rodas para dejar mano a mano a Urquiza, que remató a las manos de Wiggenhauser; un centro de Viceconte que conectó -dentro del área chica- Caser y tapó el gurdameta; más un contragolpe de Cobos y Bongiovanni, que el primero no alcanzó a conectar.
Los jugadores visitantes terminaron con un alto nerviosismo, e incluso el arquero suplente se fue expulsado por protestar desde el banco. Igualmente, Winifreda fue un digno rival para el campeón de la Liga Pampeana.

El Canario vuela alto.
Unión Deportiva Vértiz venció ayer a la tarde en condición de local a Huracán de Guatraché por 3 a 0, en una de las revanchas de los cuartos de final del Torneo Provincial de Fútbol. De esta manera, el Canario, que ya había ganado por 2-1 en la ida, se clasificó para jugar una de las semifinales del certamen mayor de la provincia, en la que enfrentará a Racing de Castex.
El local, que tuvo los ingresos de Julián Ledesma y de Juan Leguizamón desde el minuto inicial, se mostró mucho más incisivo que su rival desde los primeros pasajes. El dueño de casa no tardó en adueñarse del control del balón y comenzó a jugar mejor que su rival.
Ya había sido profundo Vértiz, hasta que a los 10 minutos de juego consiguió romper el cero en el tanteador con un centro que logró conectar de cabeza Leguizamón, para poner la pelota lejos del alcance de Carlos Juárez.
Si antes del gol el local controlaba el partido, a partir de esta conquista profundizó el predominio, porque manejó con mucha tranquilidad la pelota y jugó con los nervios y el apuro del visitante, que padeció de peso ofensivo y de claridad al momento de atacar.
En otra acción clara que tuvo Vértiz en la primera parte se lo perdió Ezequiel Riera, luego de un buen centro de Leguizamón al área mayor. Antes del cierre, volvió a llegar el local de manera muy clara, con una jugada de contragolpe manejada por Leguizamón, quien optó por un remate que se fue por encima del travesaño.
En la etapa inicial, el conjunto de la Liga Pampeana se mostró mucho más firme que su rival, controló el juego y pudo ampliar la diferencia, para irse a los vestuarios con una amplia ventaja en el resultado global.

Partido controlado.
El once visitante trató de salir a buscar el partido un poco más arriba en el complemento, pero no encontró la forma de inquietar a la defensa local y sólo se aproximó con un remate de Emanuel Martini desde afuera del área, que no preocupó demasiado al arquero Gabriel Argüello.
La visita dejó muchos espacios libres en la última línea, y eso lo aprovechó el local, que llegó a claras posiciones de gol con mucha facilidad. A los 17 minutos, Alejandro Sánchez inició una larga corrida tras una salida rápida desde el fondo, y al quedar de cara al arquero marcó el segundo tanto del local.
Esto comenzó a sellar la clasificación de Vértiz, que tuvo un partido muy cómodo en la segunda parte, debido a la diferencia establecida en la etapa inicial. Poco después, Mario Cáceres desbordó por la derecha y mandó un centro que fue controlado por Leguizamón, quien no tuvo problemas para marcar el tercer gol del partido.
El Canario ya goleada, manejaba la pelota con tranquilidad y ponía con facilidad a sus delanteros cara a cara con el arquero Juárez, como en la acción en la cual se lo perdió Sánchez, con un disparo que se fue alto.
El conjunto de Braulio Palacios selló la clasificación a la próxima instancia del certamen mayor de la provincia, en la cual se enfrentará con Racing de Castex, equipo con el cual peleó el torneo liguista algunos meses atrás.