Ramón Díaz dejó la puerta abierta

El director técnico de River Plate, Ramón Díaz, afirmó ayer que “a fin de año” analizará su continuidad al frente del club y asumió su responsabilidad por la “complicada” situación y la “mala campaña” del equipo en el Torneo Inicial, en el que está antepenúltimo.
“Cuando termine el campeonato voy a tomar una decisión. En ningún momento vine para hacerle daño al club y la decisión va a ser la mejor para todos”, manifestó Ramón Díaz en la conferencia de prensa que brindó ayer tras el entrenamiento en el predio de Ezeiza.
Tras la derrota del domingo ante Racing (1-0), como visitante, que significó la quinta de los últimos ocho duelos sin ganar, el riojano informó que analizará su continuidad como conductor del primer equipo riverplatense. “Voy a analizar todo lo que pasó y lo que hicimos. No me gusta esta situación, nunca me pasó en este club. Hay que dar un vuelco, sino nos vamos a tener que ir”, expresó el DT más ganador de la historia del conjunto de Núñez.
“Ocurrieron cosas increíbles, quedamos afuera del torneo, de la Copa (Sudamericana). No estaba planificado. Queríamos ser protagonistas y que el equipo juegue mejor, y el responsable soy yo”, reconoció.
El entrenador, que la semana pasada había puesto su contrato a disposición del nuevo presidente, aclaró que su decisión no dependerá de los resultados de los últimos dos partidos del Inicial, los cuales confirmó que dirigirá, ni de la elecciones en River del próximo 15 de diciembre. “En este club tenés que ser protagonista, sino no te podés quedar, lo marca la historia”, indicó y en referencia a una declaración publica de apoyo de los candidatos hacia él sostuvo que será “difícil” que ocurra.
Y en ese sentido, con 17 puntos que lo tiene decimoséptimo en la tabla de posiciones junto a Olimpo, agregó: “La campaña es muy mala, no se puede decir que es buena, todo lo que se planificó salió mal”. Díaz, de 54 años, analiza su salida desde la eliminación en la Copa Sudamericana a manos de Lanús y la posterior derrota ante Estudiantes de La Plata, como local, y entre sus más íntimos ya habría dicho que “no daba para más”.
“Entiendo que jugar con esta camiseta es difícil. Yo le decía a los chicos, cuando sos protagonista la pasás bien, y la pasás muy mal en esta situación”, subrayó. (Télam)