River, el ganador del verano

River se impuso anoche sobre Boca Juniors por 2 a 1, en Córdoba, en el tercer y último superclásico del verano, con goles de Rodrigo Mora y Davi Trezeguet. Wálter Erviti había marcado para el equipo de Carlos Bianchi. Al cabo de los tres superclásicos, River fue un claro y justo ganador: se impuso 2 a 0 en Mar del Plata, repitió en Córdoba por 2 a 1; y cayó por penales (0 a 0) en Mendoza.
Pero anoche, el que empezó mejor fue Boca, que hasta los 25 minutos resultó muy superior. Y así se puso en ventaja a los 5′, mediante una buena jugada colectiva: Somoza, Sosa y Ledesma triangularon el balón, el “Burrito” Martínez le puso explosión al ataque, Santiago Silva ejecutó un remate que se transformó en centro y Erviti clavó el 1 a 0.
Boca se adueñó del partido, pero no generó situaciones de gol, más allá de una chance que abortó Barovero y alguna llegada de Martínez. Hasta que cometió el primer error, y lo pagó con un nuevo gol de Mora (metió cuatro en tres clásicos). La jugada comenzó con un error de los volantes y siguió
con otra falla de Ledesma, que le dejó la pelota a Rojas, quien habilitó a Mora para que definiera con el arco a su disposición.
Hasta ahí, Boca había hecho los mejores méritos, pero River había encontrado el empate por falencias del rival más que por virtudes propias. Pero con el empate el equipo de Ramón se agrandó, y podría haber ido al descanso ganando 2 a 1, pero Trezeguet se perdió un gol increíble.

Aburrido.
El segundo tiempo tuvo un desarrollo menos entretenido, los dos fueron muy imprecisos y casi no hubo llegadas de gol. No obstante, en la última media hora River lució más entero y Mora
casi anota de nuevo, pero su remate se fue muy cerca del palo izquierdo. Finalmente, ese aviso se tradujo en gol cuando Trezeguet, cuatro minutos más tarde, aprovechó otro error del fondo de Boca, tras un preciso centro desde la izquierda de Rojas. Si bien la televisión demostró que el francés estaba adelantado, el 2 a 1 se ajustó más a la realidad del segundo tiempo.
En síntesis, al cabo de los tres superclásicos, River fue más que Boca, un resultado que le otorga tranquilidad a uno y preocupa al otro. El verano se acabó y en una semana comenzará la competencia que realmente cuenta: el equipo de Ramón Díaz debutará ante Belgrano, en Córdoba, y el conjunto de Bianchi recibirá a Quilmes, en La Bombonera.
(Télam)