Inicio Deportes Rossi se coronó campeón

Rossi se coronó campeón

EL SUPER TC2000 EN EL AUTODROMO DE BUENOS AIRES

El delvisense Matías Rossi, con un Toyota Corolla, se adjudicó ayer su tercer campeonato en el Súper TC2000, tras culminar en la tercera posición en la última fecha del calendario de la especialidad, en la que triunfó su principal rival en la pelea por el título, el arrecifeño Agustín Canapino, con un Chevrolet Cruze, que se desarrolló en el autódromo porteño Oscar y Juan Gálvez.
Con 30 puntos, que había en juego ayer, y con una ventaja de 26 unidades de Rossi (Toyota) sobre Agustín Canapino, el arrecifeño debía ganar para quedarse con el título, y de hecho lo hizo, y que el piloto de Toyota terminara más allá del octavo puesto.
La carrera, a 24 vueltas al trazado N° 8 de 4.259 metros de extensión, la ganó Canapino de punta a punta, y el mendocino Julián Santero, compañero de equipo de Rossi en el equipo Toyota Gazoo, acosó al arrecifeño toda la prueba, y el de Del Viso se mantuvo detrás de su ladero y con eso le alcanzaba para obtener un nuevo título.
Completaron los seis primeros detrás de Canapino, Santero y Rossi, el tandilense Leonel Pernía (Fluence) y el santafesino Facundo Ardusso (que se despidió del equipo Renault Sport Team y correrá la próxima temporada en Honda), y el brasilero Rubens Barrichello (Toyota).
Matías Rossi, de 36 años (nació el 2 de abril de 1984 en Del Viso), fue campeón de TC2000 en las temporadas 2006 y 2007, con Chevrolet Astra, y en Súper TC2000 ganó los títulos de 2011, 2013 y 2020, con Toyota Corolla, y también fue campeón de Fórmula Renault, TC, Turismo Nacional Clase 3, y Top Race.
«Estoy muy emocionado, feliz, es espectacular la sensación que uno siente. Hacía rato que no ganábamos un título y se disfruta un montón», afirmó Rossi, que le ganó a su rival contemporáneo gracias al colchón de puntos de una temporada compleja por la pandemia de coronavirus.
«Éste no lo podíamos perder por la contundencia del equipo, tuvimos dominio en ocho de los diez eventos, Canapino levantó al final, pero el equipo demostró una muy buena interpretación», agregó Rossi.
«Siempre fuimos positivos, pero mientras den los números todo es posible, no podíamos cantar victoria porque Canapino vino a hacer lo que hizo», remarcó el campeón.

Cingolani.
En el TC2000, el nuevejuliense Tomás Cingolani (Fluence), ganó la final a 17 giros, y fueron sus escoltas el cordobés Matías Cravero (Citroen) y el paranaense Exequiel Bastidas (Toyota). Este resultado le alcanzó al entrerriano para ceñirse la corona.
En tanto, en la Fórmula Renault 2.0, el flamante campeón, el pinamarense Jorge Barrio, ganó la prueba a 12 rondas, escoltado por los cordobeses Isidoro Vezzaro y Mateo Polakovich.
Mientras que el piquense Nicolás Suárez terminó en la quinta posición, después del cuarto puesto que y había conseguido en la final del sábado.
Para Suárez su rendimiento fue bueno, aunque aseguró que tiene posibilidades de seguir mejorando en todos los aspectos.