Inicio Deportes ¡Sabalé... Sabalé...!

¡Sabalé… Sabalé…!

Colón de Santa Fe escribió anoche la página más importante en sus 116 años de vida al levantar la Copa de la Liga Profesional y consagrarse campeón por primera vez en la máxima división del fútbol argentino, con una aplastante goleada en la final ante Racing Club por 3-0 en el estadio San Juan Del Bicentenario.

El Sabalero cerró una extraordinaria campaña de la mano del técnico Eduardo Domínguez y con Luis «Pulga» Rodríguez como gran figura en todo el campeonato.

En el partido decisivo, Colón borró a Racing de la cancha y logró un gran triunfo con los tantos de Rodrigo Aliendro, Christian Bernardi y Alexis Castro, todos en el segundo tiempo. Lo de Racing fue un durísimo golpe por la manera en que perdió, sin juego ni reacción en los 90 minutos.

Intenciones.
En el comienzo estuvo mejor Colón, que tomó la iniciativa con un audaz juego frontal y una buena sociedad por derecha que formaron Bernardi y Ferreira. Antes de los dos minutos, el Sabalero llegó por primera vez con un disparo de Ferreira por arriba.

Racing fue un equipo cauto, nunca aceleró y apostó a alguna equivocación del rival para tomar mal parada a la defensa rojinegra. El mejor de la Academia fue Chancalay, quien combatió e intentó entrar en juego, pero le faltó compañía.

En los últimos diez minutos antes del descanso volvió a apretar Colón, nuevamente con Ferreira y Bernardi haciéndose ambos manija del equipo. A los 42, Aliendro, desde la puerta del área, la tiró por arriba, en un segmento favorable para el equipo santafesino.
Racing contó con el último avance del primer tiempo: exquisita habilitación de Chancalay a la derecha para Piatti, quien entró al área, pero demoró en la definición y permitió que cruce Piovi.

Golazos.
En el complemento, el ingreso en Racing de Moreno por Cvitanich demostró una clara intención del equipo de planchar el partido y bajarle la intensidad propuesta por Colón.
El Sabalero mantuvo sus mismas intenciones y a los 13 minutos rompió la paridad por medio de un toque dentro del área de Aliendro, tras un centro desde la derecha luego de una linda jugada colectiva.

Racing se desordenó en búsqueda del empate y dejó espacios atrás que Colón aprovechó a los 26 para liquidar la historia con un golazo: la empezó Bernardi por izquierda y fabricó una pared con Leguizamón para luego definir con clase por arriba de la salida de Gómez.
Con un desmembrado conjunto albiceleste, el Sabalero cerró la gran actuación con una exquisita definición de Castro, una de las figuras del partido, para decorar de gran manera una gran producción y un letal 3-0.

De esta manera el conjunto de Santa Fe, claro ganador del certamen, logró el primer título de su historia y en diciembre tendrá la chance de sumar otra estrella cuando enfrente a Boca Juniors, ganador de la pasada Copa Diego Maradona, en el marco del «Trofeo de Campeones».

«No hay plata que compre esta felicidad»
Luis ‘Pulga’ Rodríguez, goleador y figura del Colón de Santa Fe campeón de la Copa de la Liga Profesional de fútbol, destacó anoche la sensación que experimenta la entidad ‘sabalera’ tras haber alcanzado su primera coronación oficial en la historia.

«No hay plata que compre esta felicidad. La gloria no se compra. Claro que tenemos premios por ser campeones, pero esto es inigualable», sostuvo el atacante tucumano, de 36 años.

Rodríguez, oriundo de la localidad de Simoca, recordó haber llegado al equipo ‘rojinegro’, abandonando -hace dos temporadas- su Atlético Tucumán, al que calificó como su «zona de confort» dentro de la actividad futbolística.

«Me alejé de Atlético (Tucumán) y vine acá a Colón donde me recibieron muy bien, de la misma forma que si estuviese en Tucumán», sostuvo el responsable de ocho goles (máximo anotador) para el conjunto del DT Eduardo Domínguez en este certamen.

«Que disfrute mucho la gente de Colón. Esperaron 116 años para esto. Le pusimos una estrella al escudo. Tendrían que hacerle un mural a este plantel, en la entrada de la ciudad, en el puente colgante, no sé dónde», reclamó Rodríguez, que también pidió no olvidar a los jugadores finalistas de la Copa Sudamericana 2019 que perdieron ante Independiente del Valle de Ecuador (1-3). «Ya hace dos años tendrían que haberle hecho un mural a este plantel. Pero no lo hicieron», se quejó.

«No hay palabras para describir esta situación que está viviendo el club. Agradezco a mi mujer y a mis hijos que siempre estuvieron a mi lado, aún en los momentos más duros», dijo el Pulga, quien se ilusionó con la recepción que recibirá en su pueblo natal apenas llegue. «Seguro Simoca está que arde. Si tuviera un avión me iría ya mismo a mi casa», cerró.