Inicio Deportes Salvaje agresión a tres árbitros de la Liga Pampeana

Salvaje agresión a tres árbitros de la Liga Pampeana

DOS ASISTENTES SUFRIERON FRACTURA DE TABIQUE

Tres árbitros de la Liga Pampeana de fútbol fueron salvajemente agredidos el domingo en Catriló, mientras se disputaba un partido de la categoría Sub 20. Dos de ellos terminaron con sus tabiques fracturados y uno necesitará una cirugía correctiva. Desde la Asociación de Arbitros de General Pico (AAGP), a la que pertenecen, repudiaron los hechos y pidieron frenar con la violencia.
Todo ocurrió mientras se jugaba el parido de juveniles entre Atlético Catriló y Deportivo Ranqueles, en cancha del primero, por la sexta fecha de la Copa Liga Pampeana. Promediando el primer tiempo, el árbitro principal, Ezequiel Roldán, le mostró la tarjeta roja a un jugador de Ranqueles, que reaccionó con un golpe de puño y una patada contra el colegiado.
Ante la agresión, y en medio de un revuelo entre quienes intentaban proteger al árbitro y quienes lo insultaban, los dos asistentes (Nicolás Aguirre y Germán Vargas) corrieron a ayudar a su compañero y sufrieron la violencia en carne propia: los dos terminaron con sus tabiques nasales fracturados y uno de ellos necesitará una cirugía para corregir el daño. El partido fue suspendido en ese momento y tampoco se disputó luego el encuentro de Primera División.

Comunicado.
La terna pertenece a la AAGP, desde la que ayer salieron a contar detalladamente los hechos y a repudiar todo lo sucedido, además de adelantar que se realizaron las denuncias correspondientes.
«Tres compañeros de nuestra asociación sufrieron violencia dentro de una cancha», comunicaron a través de sus redes con el #NOALAVIOLENCIA y #ARBITROSUNIDOS.
«Partido de reserva disputado entre el club Atlético Catriló y el club Deportivo Ranqueles, se jugaba la 6ta fecha del Torneo Copa Liga Pampeana. 20 minutos de juego, a raíz de una tarjeta roja (producto de un insulto al árbitro principal), el jugador del Club Dep. Ranqueles respondió con un golpe de puño en la cabeza (nuca) y una patada en el muslo a Roldan (árbitro)», ampliaron a modo de informe arbitral.
«Acto seguido algunos de los compañeros del agresor intentan detenerlo, mientras otros se suman a increpar al árbitro. Los asistentes acudiendo a su compañero, intentan junto a la policía dispersar a los agresores. Ambos asistentes recibieron golpes de puño en sus rostros, resultando los dos con fracturas de tabique nasal y uno de ellos necesitará una cirugía correctiva», continuaron.
«Se realizaron las correspondientes denuncias y descargos a las entidades correspondientes, esperamos que este hecho no quede impune y se tomen medidas contra los agresores. De parte de nuestra Asociación nos solidarizamos con nuestros compañeros, repudiamos todo acto de violencia y pedimos que ¡frene la violencia en el fútbol!», cerraron.