Inicio Deportes Se vuelve el piloto pampeano que corría en moto en Europa

Se vuelve el piloto pampeano que corría en moto en Europa

UN SUEÑO FRUSTRADO

El piloto castense Joaquín Allivellatore se vio obligado a no seguir corriendo en el campeonato Open 600 cc. de España por falta de presupuesto. A través de Facebook el joven pampeano dio a conocer ayer que después de tres años y pese a todos sus esfuerzos no puede continuar compitiendo en el exterior, y que el tema económico siempre fue un escollo.
Allivellatore escribió: «Hoy, fue un día difícil, ese día que nunca quise que llegara. Pero debí enfrentarlo porque comprendí que el sueño del pobre que triunfa en el deporte no se dio conmigo».
Joaquín recordó que con 13 años recién cumplidos dejó su hogar, familia, amigos y el colegio. «Quise lograr representar a mi Argentina en el exterior como todos sueñan, que la bandera argentina flamee en lo más alto y mi himno resonara en los parlantes del autódromo. !!! No lo logre!!!. No me guardé nada, siempre puse todo y más, el 110 por ciento, y no solo yo, mi mecánico Lucas y Luis. Tres locos argentinos en España, y mi familia desde la Argentina».
El corredor aseguró que el esfuerzo no bastó, que la situación económica fue un obstáculo. «Por más que le dimos batalla a todos con nuestra moto en inferiores cualidades, no fue suficiente».
Joaquín recordó que en los dos primeros años compitió con una moto Honda 300 cc. y que en los dos últimos lo hizo con una Yamaha 600 cc. Explicó que con una moto cuatro años más antigua con respecto a la que utilizaban sus rivales llegó a pelear los primeros lugares, arribando sexto. Que a raíz de ese logro pensó que la ayuda llegaría ya que la bandera argentina apareció en los cronos, pero no sucedió y debió seguir armando la moto con piezas usadas y no alcanzó.
Agregó: «Luego se realizó un sorteo (su buzo) donde los menos indicados ayudaron y mucho. A cuales le doy las gracias. Pero no fue suficiente, no se llegó a comprar lo necesario y lo que se compró el destino quiso que nos estafaran y no llegaran las piezas. Hice de mecánico para ayudar económicamente y esperando siempre esperando que llegara la ayuda. Mi familia golpeando puertas, nosotros desde acá y solo nos sonreían.
«Hoy me pregunté: ¿Por qué? ¿Qué hice mal? El colegio no lo abandoné. Egresé con notas geniales, estoy cursando bachillerato para ingeniería, entreno, voy al «gim», todo lo que un adolescente debe hacer, y también por así sigo representando los valores de mi familia, a mi país».
Allivellatore se preguntó una vez más si falló en algo, y sostuvo: «Dolido quiero que sepan, me vuelvo y abandono mi sueño y el de ustedes que me querían ver en lo alto. La ayuda no llegó y no llegará, así es mi país. Un gracias con mayúscula a todo. Solo nombraré a mi familia, a Luis, a Dani, las niñas y Lucas que fueron un pilar grande en esto, y que no me arrepiento de conocerlos. Gracias, gracias y gracias».