“Será mucho más completo”

El piloto español Carlos Sainz, bicampeón mundial de rally, vaticinó ayer que el Dakar que se disputará en Argentina y Chile, del 3 al 18 de enero, será “más duro” y “mucho más completo que cualquier otro” de los que se corrieron hasta ahora en Africa. Esta será la tercera edición en la que participará Sainz, a bordo de una Touareg del equipo Volkswagen, y los pampeanos tendrán la oportunidad de verlo de cerca el 3 y 4 de enero, cuando os cientos de vehículos cumplan con la primera etapa y larguen la segunda de esta exigente competencia.
Días antes de partir hacia Buenos Aires, Sainz adelantó a la prensa española sus impresiones de lo que significará para los pilotos correr el rally más duro y exigente del mundo, esta vez por los sinuosos y cambiantes 9.000 kilómetros que tendrá la prueba repartidos en 14 etapas entre Argentina y Chile.
Esta es la primera vez en los 30 años de historia del Dakar que la competencia se traslada a Sudamérica y deja el continente africano, a raíz de las amenazas terroristas que abortaron la largada de la edición 2008.
El piloto oficial del equipo Volkswagen, en una entrevista que reprodujo Télam, reveló que para este innovador Dakar 2009, “los organizadores nos sugirieron que nos preparáramos para la máxima dureza, tanto para los coches como físicamente”.
“El calor va a ser determinante y habrá más que en Africa, porque allí comenzaba a partir de
Mauritania”, dijo el español, pero “previo a ello los pilotos gozaban de días de frío”. “Pero ahora, desde el primer día nos encontraremos con más de 30 grados de temperatura y las tiradas de kilometraje serán mayores, así que la dureza será mayor en todos los aspectos”, previno Sainz, a quien problemas de fiabilidad le impidieron ganar en 2006 y 2007.
El español, gran conocedor de los caminos cordobeses por sus participaciones en el Rally de Argentina, descartó sin embargo de plano que esa experiencia le otorgue alguna ventaja. En ese sentido, Sainz recordó que “el Rally de Argentina se hacía en un radio muy concreto. Quizá de los 9.000 kilómetros del Dakar unos 30 ó 40 puedan coincidir con los que conozco, pero del resto del recorrido no conozco absolutamente nada”, admitió.
“Serán tramos muy diversos, largas rectas, curvas, dunas, trialeras (suelo muy irregular), caminos anchos, estrechos; va a ser una prueba mucho más completa y más dura que cualquiera de los otros Dakar”, pronosticó el integrante del Equipo VW.
A su vez, Sainz negó que el hecho de dejar el tradicional escenario africano vaya a restar sensaciones a la carrera: “El desafío sigue siendo brutal”, aseguró. “Si estamos los mejores y los medios más importantes, a mi ya me vale, el que gane será el mejor”, consideró el español, quien dejó muy en claro que viene por la victoria.
Con Sainz, Giniel de Villers, Mark Millar y Dieter Depping, a bordo de las cuatro Touareg de HP preparadas para la máxima dureza, y con el refuerzo de los inéditos ensayos previos, la casa alemana Volkswagen llega a la Argentina decidida a arrebatarle el Dakar a Mitsubishi.