“Somos lo que se vio: garra, lucha, entrega y sacrificio”

DEPORTIVO WINIFREDA BAJO A INDEPENDIENTE EN LA LIGA CULTURAL

El Depo se impuso por 2-1 ante uno de los más fuertes del torneo y se ilusiona con pelear en el Clausura. Frank, en su regreso a la actividad oficial, marcó el gol del triunfo. “Jugaré hasta que no pueda más”, aseguró.
Deportivo Winifreda, con una formación compuesta en su gran mayoría por jugadores del pueblo, consiguió el domingo tres puntos vitales al imponerse de local por 2-1 a Independiente de Doblas, en el marco de la segunda fecha del Torneo Clausura en la Zona Norte de la Liga Cultural de Fútbol.
La victoria llegó en el segundo tiempo cuando el empate parecía el resultado adecuado. Los ganadores anotaron a través del capitán Agustín “Torpedo” Pieraligi y Lucas Frank, quien volvió a calzarse la camiseta del Depo después de estar varios años alejado del fútbol culturalista.
Con este triunfo, los winifredenses llegarán mañana con el ánimo revitalizado a Santa Rosa, donde enfrentarán a All Boys en el partido adelantado de la tercera fecha por la competencia doméstica.
“Fue un partido bravo, ellos jugaron muy bien porque tienen un equipo muy grande y con muy buenos jugadores. Nosotros somos lo que se vio en la cancha: garra, lucha, entrega y sacrificio. Estamos acostumbrados a esforzarnos y a partir de ahora el equipo que venga a jugar a Winifreda se le va a hacer complicado ganarnos”, analizó Frank, quien ingresó en la segunda etapa en reemplazo de Bruno Ballester y convirtió en tiempo de descuento desatando el festejo de la parcialidad local.
Desde que Cristian Savarese asumió la dirección del equipo de primera división en reemplazo de Ramón “Chueco” Ramírez “cambiamos la mentalidad, el cuerpo técnico nos dice que tenemos que ir para adelante y no bajar los brazos”, dijo Frank, uno de los refuerzos para esta segunda parte del año.
“Me gustó siempre el fútbol, tengo 36 años y es un plus, antes no podía entrenar por cuestiones laborales (trabajaba en la cosecha), así es la vida, ahora que estoy en el pueblo puedo hacerlo, mi señora y mi hijo me apoyan mucho”, contó sobre su regreso.
“Reconozco que estoy gordo, pero la fuerza la tengo intacta, nunca voy a bajar los brazos, jugaré hasta que no pueda más”, se entusiasmó sin renegar de su estado físico.
El domingo, su intervención fue decisiva para dar vuelta un resultado adverso. “Me tocó hacer un gol, bienvenido sea, pero cuando tenga una mala racha igual voy a venir a entrenar, a ser un sparring para los chicos, porque me propuse ayudar al club en esta etapa de mi vida”, finalizó.

Más voces.
El capitán Pieraligi, en tanto, anotó el empate cuando el Rojo dominaba el trámite. “Fuimos hasta la último, lo buscamos, empatamos y después ganamos”, sostuvo. “Jugamos de la misma forma que entrenamos y se pudo plasmar en el segundo tiempo, cuando nos plantamos en la cancha y fuimos superiores”, se explayó.
Savarese, además, destacó el haberle ganado a un equipo acostumbrado a estar en los primeros puestos y pelear clasificaciones para el Provincial. “Para nosotros son tres puntos, valen muchísimo desde lo anímico”, indicó. Y analizó: “El primer tiempo no fue bueno, no nos encontramos en ningún momento, tuvimos malas entregas y estábamos mal parados. En el segundo período nos reacomodamos, hicimos el cambio de chip que nos llevó por suerte a ganar el partido”.
También remarcó el comportamiento de sus dirigidos. “Este es un grupo humano joven pero muy sano y educado, a partir de ahí lo futbolístico es más fácil”. Y sobre la incorporación de Frank dijo que se está poniendo bien físicamente: “Es una muy buena alternativa, le damos confianza porque es un jugador con experiencia, es muy valioso para nosotros”.
Mañana, el Depo enfrentará a otro rival difícil con pocas horas de descanso. “El partido del domingo fue muy exigente, terminaron con un gran desgaste físico el cual lleva más tiempo recuperarse y se acortan los tiempos. Apelo al cuidado personal y al descanso para llegar lo más enteros posibles” al estadio Ramón Turnes de la capital pampeana.