Inicio Deportes "Un 90% de la carrera pasa por lo mental"

«Un 90% de la carrera pasa por lo mental»

FRANCIS MAC ALLISTER, DE VISITA EN SANTA ROSA JUNTO A SU HERMANO ALEXIS Y NICO CAPALDO

«¿Saben quién es él?», pregunta Patricio Mac Allister a uno de los grupos de infantiles que, en burbujas, entrenan en el club. «Sííí, Francis», responde con suficiencia uno de los pequeños jugadores, sacando pecho por su conocimiento del fútbol grande de AFA. «¿Dónde juega?», interroga el Pato. «En Talleres», se agranda el interlocutor. «¿Y de qué juega?», continúa la lección. «Ehh… de 4», arriesga el niño, ya bajando la voz y mostrando su lado flaco.

Francis Mac Allister sonríe. El mediocampista central se acerca y se presta para las fotos manteniendo los protocolos. Sabe mejor que nadie lo que significa para los ‘peques’ estar frente a un jugador de Primera División. Conoce a la perfección el difícil camino hacia el profesionalismo; ese que transitó durante largos años en Argentinos Juniors y que luego de mucho trabajo y espera le permitió cumplir el sueño.

«Un 90% de la carrera de un futbolista pasa por lo mental», resume Francis al hacer referencia a la fortaleza necesaria para sobrellevar ese complicado proceso de crecimiento y de ilusiones frustradas antes de llegar a la meta. Un esfuerzo que hoy le permite disfrutar de una manera especial su buen momento en Talleres de Córdoba.

Visita y entrenamiento.
Francis, de 25 años, es el mayor de los hijos futbolistas profesionales del Colo (Carlos Javier) Mac Allister. Como en cada receso, aprovecha para visitar a familiares y amigos en Santa Rosa y para moverse un poco en el Deportivo Mac Allister, con el objetivo de mantener la forma antes de reincorporarse a su equipo.

«Venir al club siempre es muy lindo. Verlo crecer año a año, ver las obras, ver a los chicos con toda la ilusión… Aunque con mis hermanos no jugamos acá, lo sentimos muy cerca y estamos día a día siguiéndolo a la distancia», dice el mediocampista, y menciona a Kevin (23), hoy en Argentinos, y a Alexis (22), del Brighton de Inglaterra.

Con los botines puestos antes de hacer algunos movimientos en el impecable césped del Depo, Mac Allister habla con LA CHUECA del buen año de Talleres, club al que llegó en 2020 procedente de Argentinos y en el que se consolidó como volante central. «Hicimos un muy buen año, demostrando que tenemos un gran grupo, plantel y cuerpo técnico. Peleamos hasta el final y quizás en momentos importantes no nos dio, pero en general mostramos un buen fútbol. Ganamos dos veces en La Bombonera; perdimos en cuartos de final (de la Copa de la Liga Profesional) con el campeón Colón en un partido que merecimos ganar; en la Sudamericana hicimos un buen papel…», enumera Francis sobre los logros de la «T», club con el que tiene contrato hasta fines de 2024.

– Se te nota feliz y confiado en lo que vendrá.
– Sí, cuando el Cacique (Alexander Medina, el DT) me llamó para ir a Talleres me gustó la idea, me abrieron las puertas y desde que llegué lo disfruté mucho. El club está haciendo las cosas bien y nosotros acompañamos desde lo deportivo. Venimos por el buen camino y es cuestión de tiempo para que se dé algo lindo para Talleres.

– ¿Fue difícil dejar Argentinos después de tantos años?
– Sí, fue difícil porque fueron muchos años en la institución y con la misma gente, desde compañeros a auxiliares, utileros, médicos… Fueron más de 15 años y fue dura la salida, pero en Talleres encontré un gran grupo y grandes personas que me ayudaron a afrontar el cambio. Pero es cierto que costó desde lo emocional, porque en Argentinos estuve desde los 9 años, cumplí el sueño de jugar en Primera con mis hermanos, viví buenas y malas como un descenso o la clasificación a la Sudamericana y la Libertadores. Cosas muy fuertes que me marcaron la vida.

– Te costó llegar, pero ahora sos un jugador muy afianzado en Primera División. ¿Cómo viviste ese proceso hasta dar el salto?
– Creo que un 90% de la carrera de un futbolista pasa por lo mental, por la cabeza. En mi caso necesité más años de lo normal para llegar, porque debuté pasados los 20 y la consolidación llegó pasados los 23, cuando para otros es mucho más rápido. Por eso digo que es muy mental, porque en algún momento pensás en tirar la toalla o en que quizás no te da la talla, pero hay que seguir luchando, entrenando y teniendo hábitos de un jugador profesional, que al final da resultados. En mi caso también tuve la fortuna de tener gente al lado que sabe lo que es la carrera, como mi papá (Carlos) o mi tío (Patricio), que te van guiando, y está en uno no cerrarse y absorber lo que te dicen. Me costó mucho al principio pero fui sumando cosas en la mochila y logré consolidarme; tener una venta, que es algo importante; llegar a un club muy importante y grande como Talleres; jugar tres años seguidos copas internacionales… Fue un gran esfuerzo, principalmente mental, pero todo valió la pena.

El «orgullo» por sus hermanos
«La carrera de mis dos hermanos me genera mucho orgullo», destaca Francis Mac Allister al referirse a Kevin, en Argentinos y con paso por Boca, y a Alexis, también surgido del Bicho, con buen pasar por Boca y presente en el Brighton inglés.

«Kevin es un guerrero, un luchador. Superó dos lesiones de rodilla en dos momentos muy importantes de su carrera, uno cuando estaba por ir a su primera pretemporada con Primera y otro a punto de ir a un Sudamericano Sub 20 con la Selección, y logró salir adelante y llegar», resume sobre el lateral derecho del Bicho. «Kevin me enseñó mucho; con sus actos, con su trabajo, con sus hábitos profesionales», agrega.

«Y sobre Alexis, que haya llegado al lugar que tiene hoy, pasando con personalidad por Boca, debutando en la Selección Mayor, con una gran actuación en el Preolímpico con la Sub 23, también me llena de orgullo», aporta sobre el menor de los hermanos, que en estos días también está descansando en Santa Rosa luego de bajarse de la gira del Sub 23 a pedido de su club inglés, que prefería que descanse antes de regresar a la competencia.

«Siempre digo que Alexis tiene un poco más de talento que nosotros dos, pero lo jodemos con que también es el más vagoneta», añade con una sonrisa sobre el volante que juega en la Premier League.

«Son cosas que a cualquier hermano lo pondrían muy feliz, y en especial a mí que viví el día a día de sus crecimientos, compartiendo el camino como hermanos y compañeros», cierra orgulloso.

Capaldo en el Depo
Nicolás Capaldo es otra de las figuras del fútbol nacional que está de visita en Santa Rosa. Mientras arma las valijas a la espera de la oficialización de la tansferencia de Boca al Salzburgo de Austria, Nico pasó por el Deportivo Mac Allister que lo vio crecer, hizo algunos movimientos y se fotografió con los juveniles. «Es un orgullo para el club», sintetizó Francis Mac Allister.