Inicio Deportes Un "brote" en la burbuja de Boca

Un «brote» en la burbuja de Boca

EL PAMPEANO CAPALDO NO FIGURA ENTRE LOS JUGADORES CON SINTOMAS DE COVID-19

Boca Juniors informó ayer la aparición de un «brote» de coronavirus dentro de la delegación que realizaba una burbuja sanitaria en la localidad bonerense de Ezeiza y suspendió de manera preventiva sus entrenamientos por 72 horas, hasta cumplir con nuevos testeos PCR.
El club detalló en un comunicado que «algunos integrantes del plantel dieron resultado positivo» durante los hisopados rápidos que se realizaron el viernes pasado por la noche, cuando «se detectaron síntomas compatibles con Covid-19».
«El domingo 30 se repitieron los tests PCR a todos los integrantes de la delegación, arrojando la aparición de un brote de contagio», aseguró oficialmente el club.
Aunque Boca no precisó el número de personas afectadas, trascendió que habría al menos 19 integrantes de la delegación (entre futbolistas y cuerpo técnico y médico), a los que se sumarían otros asistentes y empleados del hotel en el que se alojan.
«Estamos todos bien, no hay casos graves», aclaró por la noche el capitán Carlos Tevez, minutos después de que el médico Rubén Argemi confirmara que, entre los que arrojaron algún tipo de síntomas, están los arqueros Esteban Andrada, Agustín Rossi y Javier García.
A lo largo de la jornada fueron apareciendo otros nombres de jugadores que estarían afectados, entre los que no figuraba el del volante santarroseño Nicolás Capaldo, quien no habría arrojado ningún tipo de síntoma.
Frente a esta situación, los miembros del plantel y el staff «xeneize» fueron aislados en sus habitaciones del hotel Howard Jonhson en Ezeiza y quedaron suspendidos los entrenamientos por tres días cuando se realicen nuevas pruebas médicas.

Se retiró Russo.
Las personas infectadas por el coronavirus presentan un «estado de salud excelente» y se encuentran «bajo estricta supervisión médica, kinésica, nutricional y psicológica», afirmó el comunicado de Boca.
Fuentes del club indicaron a Télam que al menos tres futbolistas tuvieron manifestaciones compatibles con la Covid-19, aunque versiones extraoficiales señalan que el número de infectados es mayor a una docena de casos.
Mientras tanto, el director técnico Miguel Angel Russo, enmarcado dentro del grupo de riesgo por edad (64) y antecedentes de una enfermedad oncológica, se retiró de la burbuja sanitaria en su auto particular.
El plantel de Boca cumplía desde el lunes pasado con una concentración en el Howard Johnson y prácticas en doble turno en el Centro de Entrenamiento del club en Ezeiza.
De esa rutina participaban unos 33 futbolistas jugadores, con excepción de los que habían presentado la enfermedad previamente: los mediocampistas Agustín Almendra e Iván Marcone y el juvenil arquero Agustín Lastra.
La burbuja sanitaria estaba prevista hasta el sábado próximo, día en el que Boca tiene agendado un amistoso con Tigre a puertas cerradas en La Bombonera, con vistas a su vuelta en la Libertadores ante Libertad de Paraguay, como visitante, el jueves 17 de septiembre.

Sin gravedad.
Anoche, el capitán Tevez negó que haya algún jugador del plantel grave, al tiempo que explicó que deben esperar a los próximos hisopados.
«Estamos aislados y esperando hasta el miércoles cuando se hagan los hisopados y ver los negativos y positivos, para luego volver a entrenar. Algunos son asintomáticos y otro no, pero por suerte ninguno es grave», sentenció Tevez.
En declaraciones a TyC Sports, el ídolo boquense explicó que pasó por las habitaciones de sus compañeros «para llevar tranquilidad a ellos y a la familia». Y agregó: «Eso es lo que nos importa, luego el club deberá decidir qué hacer».
Mientras tanto, el médico Rubén Argemi confirmó que los porteros de Boca están entre los casos detectados por coronavirus. «Los arqueros son casos sospechosos, pero queremos hacer otros estudios para confirmar los casos», dijo Argemi, y explicó que sólo hubo un jugador con más de 39 grados de fiebre. «El resto tuvo síntomas, uno le dolió la cabeza, otro una febrícula. Ahora están todos asintomáticos», señaló.

¿Perdería los puntos?
Boca dio a conocer ayer que se registró un «brote» de contagios de coronavirus dentro de la burbuja que había montado en la localidad bonaerense de Ezeiza, por lo que se verá afectada su preparación y, según indica el protocolo de la Conmebol, podría perder los puntos en caso de no estar en condiciones de disputar el encuentro del próximo 17 de septiembre por Copa Libertadores.
Ante la pandemia, la Conmebol determinó la ampliación de 30 a 40 la cantidad de jugadores que pueden anotarse en la lista de buena fe en los certámenes internacionales, «para que los equipos mantengan sus niveles de competitividad ante imprevistos derivados de la pandemia de Covid 19».
Y explicó: «En caso de que un club no pueda presentarse a disputar el encuentro por no contar con la cantidad suficiente de atletas en condiciones, perderá los puntos por walkover».
El Xeneize, que obtuvo un triunfo y un empate en el Grupo H de la Libertadores, tiene previsto su reestreno para el jueves 17 a las 21 como visitante de Libertad de Paraguay, con el entrenador Ramón Díaz en el banco de suplentes.
Los dirigidos por Miguel Angel Russo, campeones de la última Superliga, viajarán después a Colombia para chocar ante Independiente Medellín (24/09), y esperarán en La Bombonera por los cruces con Libertad (29/9) y Caracas de Venezuela (22/10), en busca de la segunda fase de su principal objetivo deportivo.

Villa no podrá jugar
La secretaría de fútbol de Boca Juniors que dirige Juan Román Riquelme, vicepresidente segundo del club, decidió ayer que el delantero Sebastián Villa no juegue partidos oficiales hasta que se conozca la decisión de la justicia en la causa penal que se le sigue por violencia de género. El futbolista colombiano, quien se seguirá entrenando con el plantel boquense, fue denunciado el 28 de abril pasado por su expareja, Daniela Cortés. Ante esta situación, Villa pidió ser transferido y ente los interesados están Atlético Mineiro de Brasil y Cagliari de Italia.