Inicio Deportes Un empate que deja todo abierto

Un empate que deja todo abierto

TORNEO PROVINCIAL: RACING CLUB Y SPORTIVO INDEPENDIENTE SIN VENTAJAS EN LA FINAL

Racing Club empató 2 a 2 con Sportivo Independiente en la primera final del Torneo Provincial «Clubes con historia», que se disputó ayer en el estadio La Fortaleza alba de Eduardo Castex.
El mediocampista albo Gastón Palma puso en ventaja a los castenses, pero el delantero José Ortellado y el defensor Matías Narvallo dieron vuelta el resultado para los piquenses, mientras que en la última jugada Brian Montero empató para los racinguistas.
El arquero local Nicolás Bellendier le contuvo un penal al delantero piquense Federico Bertino, en tanto que los castenses jugaron más de 20 minutos con un jugador menos por la expulsión del defensor Lucas Chaparro. La serie se define el domingo en el estadio Roberto Petit de Meurville de General Pico.

Igualados.
El equipo local comenzó mejor. Marcaba diferencia cuando se juntaban Palma y Leguizamón, pese a que Rodríguez ayer fue el único delantero racinguista y pasó inadvertido. En los primeros minutos, Palma recuperó un balón y sacó un remate que paso cerca del palo izquierdo, en lo que fue un anticipo para Guaraglia.
A los 9 minutos llegó la apertura del marcador. Un corner que bajó Ramírez, despejó Sauro y Palma conectó un remate que se metió en el palo izquierdo de Guaraglia, para colocar el 1 a 0.
Sportivo Independiente comenzó a plantarse en el mediocampo. La claridad de Pedernera y el despliegue de Francisco Bertino y aporte que hacía Filomía para tratar de disparar las corridas de Federico Bertino y José Ortellado, empezaron a preocupar a los locales.
Y en la primera que se desprendió Federico Bertino, quedó mano a mano con Bellendier, el defensor Chaparro le derribó después que había definido y Gubar sancionó penal. El delantero se encargó del remate y el arquero Bellendier le contuvo un disparo débil y anunciado.
El empate llegó a los 36 minutos, tras un desborde de Sauro por la derecha, donde sacó un remate y apareció solitario Ortellado en el primer palo para conectar el balón y batir al arquero Bellendier, que está vez no pudo evitar la caída de su valla.
Los piquenses comenzaron a sobreponerse en el campo de juego, y terminarían el primer acto jugando mejor que los locales. E incluso se pudieron ir en ventaja a los vestuarios, porque los defensores locales perdieron una pelota, Filomía la dominó y sacó un remate que conectó Federico Bertino y Bellendier en una excelente estirada alcanzó a sacar al córner.

Goles de cierre.
El segundo tiempo fue muy impreciso y cortado. Y el espectáculo se deslució porque a los 22 minutos se fue expulsado Chaparro por doble amonestación, después de una falta contra Francisco Bertino en el mediocampo, tras la pérdida de un balón en ataque.
Los albos, con un rendimiento alejado de sus mejores tardes, ahora con un jugador menos, tuvieron que retrasar a Galarraga y perdieron poderío en el mediocampo, donde comenzó a dominar claramente el equipo piquense.
Un corner fue mal rechazado y Filomía sacó un remate que tapo Bellendier. Después Filomía habilitó a Federico Bertino y el delantero sacó una potente media vuelta que pasó cerca del palo izquierdo de Bellendier.
Los locales atinaban a alguna escapada de Díaz o una genialidad de Leguizamón o Palma, pero no llegaban, porque los rojos estaban bien parados en las últimas líneas.
Cuando Gubar ya había anunciado tres minutos adicionales, llegaron los goles y las emociones. Primero, a los 46 minutos, un córner que conectó Narvallo y se metió en el ángulo superior izquierdo del arco de Bellendier, mientras Leguizamón no podía evitar el ingreso.
El efusivo festejo rojo, duro pocos instantes. A los 48 minutos, en la última jugada, un centro cayó en el área visitante, donde Montero ingresó por el medio para conectar (¿mitad hombro-mitad cabeza?) el balón que se metió en el segundo palo de Guaraglia, para sellar el empate definitivo.
Como se dio el partido, Racing Club quedó con vida. El equipo castense jugó mal, terminó con un jugador menos, pero por momentos careció de actitud en un partido definitorio. Sportivo Independiente tuvo más el balón, generó mejores situaciones en el arco rival, pero tampoco hizo demasiado para llevarse los tres puntos. Por eso, el último gol racinguista se festejó como un triunfo. El empate fue justo. Y la serie quedó abierta para definirse el próximo domingo en General Pico.