Inicio Deportes Un empate que encendió la definición

Un empate que encendió la definición

SUPERLIGA: RIVER NO PUDO VENCER A DEFENSA Y JUSTICIA EN EL MONUMENTAL

El líder de la Superliga, River Plate, empató anoche ante Defensa y Justicia 1 a 1 como local y quedó con un punto de ventaja sobre su escolta Boca Juniors, a falta de una fecha para la definición del título.
El conjunto de Florencio Varela, al mando de un ídolo riverplatense como Hernán Crespo, demostró una admirable personalidad en un partido que pasó a ganar a los 23 minutos del primer tiempo con un tanto de Juan Martín Lucero, tras asistencia de Francisco Pizzini.
El colombiano Juan Fernando Quintero, ingresado al comenzar la segunda etapa, estableció a los 19 minutos la igualdad definitiva, que dejó al equipo de Marcelo Gallardo con la obligación de ganarle de visitante a Atlético Tucumán, el sábado próximo a las 21, para asegurarse el título oficial número 67 de su historia.
En simultáneo, Boca (45 puntos) será local ante el Gimnasia y Esgrima La Plata de Diego Maradona con la ilusión de un favor del Decano para arrebatarle la corona a su máximo rival.
La posibilidad de un desempate por el título (se jugaría el miércoles siguiente) sólo se dará en caso que River pierda en Tucumán y Boca empate con Gimnasia.
Con entusiasmo y determinación, River quiso imponer condiciones al comenzar el partido pero Defensa y Justicia se acomodó pasados los cinco minutos iniciales hasta invertir los roles del juego para el asombro de las 70 mil personas presentes en el Monumental.
El Halcón de Florencio Varela desactivó todos los circuitos «millonarios» y jugó como habitualmente lo hace River: con presión alta, precisión para triangular y un ataque ancho que le permitió encontrar espacios en ofensiva.
River, entonces, quedó descolocado, sin diálogo futbolístico entre sus volantes y con los delanteros estirados del resto del equipo.
El mal talante del Muñeco Gallardo al promediar la mitad de la parte inicial anticipaba lo que iba a llegar: la apertura del marcador con una aparición de Lucero a espaldas de los centrales, tras un centro-pase de Pizzini en una jugada que se originó de un recupero en ataque.
Gallardo no dudó en cambiar de esquema y nombres en el segundo tiempo, en busca de otro rendimiento colectivo. Con el ingreso del colombiano Quintero por Javier Pinola se produjo una reacción del equipo y del estadio.
A Defensa le costó sostener el dominio y su postura fue la de replegarse para salir con velocidad. Gallardo hizo su última apuesta al renovar la delantera (Lucas Pratto y Julián Álvarez por Scocco y Suárez) y de inmediato llegó el penal a favor por una infracción de Adonis Frias sobre De la Cruz. Quintero logró la igualdad y el Monumental estalló como en los goles decisivos por Copa Libertadores.
Pero Defensa logró salir del asedio de River y hasta volvió a contar con chances para llevarse la victoria. River se apagó en los minutos finales y se resignó a reducir su ventaja en la punta, por lo que ahora deberá ganar en Tucumán para no depender de nadie y completar la docena de títulos en el ciclo del Muñeco Gallardo. Esa final en el Monumental José Fierro la jugará tres días después de su debut en la Copa Libertadores ante Liga Deportiva Universitaria en la altura de Quito, seguramente con suplentes.

Ganó Gimnasia.
En otro de los partidos de ayer, Gimnasia y Esgrima La Plata, dirigido por Diego Armando Maradona, derrotó de local a Atlético Tucumán 1 a 0 y sumó tres puntos vitales en su lucha por no descender. Matías García marcó el único gol del encuentro.
Además, Unión de Santa Fe derrotó 3-1 como visitante a Godoy Cruz por 3-1. Wilder Cartagena abrió la cuenta para el local y el tatengue lo dio vuelta con dos de Franco Troyansky y uno de Javier Cabrera.
En tanto, Central Córdoba y Banfield igualaron 1 a 1 en Santiago del Estero, con goles de Jorge Rodríguez para el Taladro y Nicolás Miracco para el local.