Un gesto de oro como cierre

ARGENTINO BRUNO Y PARAGUAYO AYALA SE AYUDARON EN EL MARATON

El maratón masculino, que cerró ayer las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, brindó una imagen de deportividad con el argentino Federico Bruno y el paraguayo Derlys Ayala, que fueron de los últimos en cruzar la meta, tras ayudarse mutuamente para no abandonar.
De los 140 que terminaron, Ayala fue 136to. (2h.39m.40s.), mientras que Bruno fue 137mo. (2.40.05). Con muchos calambres y obligado a hacer pequeñas pausas, Bruno estuvo a punto de abandonar, pero resistió. “Agradezco al paraguayo, que en tres kilómetros frenó y me hizo el aguante. Yo le decía que se fuera, que él estaba bien, pero él me dijo que no, que íbamos a llegar juntos”, explicó Bruno al final de la prueba.
“En el kilómetro 30 fue el primer calambre, pero no me alarmé porque es lo más común. Primero fue en los isquiotibiales, pero después pasó a los gemelos, los cuádriceps, el estómago y la espalda”, dijo Bruno. Y agregó: “Pensé en un momento que no llegaba. Un momento que no coordinaba y el cuerpo no me respondía. Me paraba y me acalambraba. Totalmente deshidratado pese a que tome mucha agua y use los geles. Tenía que cumplir el sueño olímpico que era llegar”.
“Quería correr mejor. Me da pena llegar como llegué, arrastrado como un viejo. No importaba la marca, quería llegar como un corredor de elite y el cuerpo no me lo permitió. Tuve que llegar dando lástima. Me dio lástima verme llegar así, pero quería hacerlo como sea para sentirme olímpico”, aseveró el atleta, que volverá a las pistas para retomar su especialidad, los 1.500 metros.
El paraguayo Ayala, que tuvo una pubalgia recientemente, también tuvo calambres y señaló que se ayudó con Bruno para darse ánimos mutuamente. “El objetivo era terminar. Fueron mis primeros Juegos Olímpicos y uno tiene que acabar sus primeros Juegos Olímpicos. La gente de Río nos apoyó mucho. Me encontré con Bruno, de Argentina, los dos veníamos acalambrados y nos acompañamos uno a otro en los últimos kilómetros”, explicó.

El resto.
El marplatense Mariano Mastromarino finalizó ayer en el puesto 53 del maratón y fue el argentino mejor posicionado, mientras que el chascomusense Luis Molina terminó en la posición 89, además de la posición 137 de Bruno.
Mastromarino siempre llevó la delantera del trío argentino y empleó u tiempo de 2.18.44, una diferencia exacta de diez minutos respecto del campeón, mientras que muy por detrás estuvieron Molina (2.23.55) y Bruno (2.40.05).
Bajo un clima gris, con lloviznas aisladas y una atmósfera pesada por el calor y la humedad, el maratón tuvo 155 participantes y como claros dominadores a los representantes africanos.
El ganador de la prueba fue el keniata Eilud Kipchoge con un tiempo de 2 horas, 8 minutos y 44 segundos, seguido por el etíope Feyisa Lilesa (2.09.54), que ganó la medalla de plata, y el estadounidense Galen Rupp (2.10.05), que fue bronce.

Particularidades.
Además del episodio de Bruno y el paraguayo Ayala, otras dos situaciones particulares se vivieron. Por un lado, con el estadounidense Keflezighi Mebrahtom, quien terminó decimotercero, pero a un metro de la línea de meta se resbaló y, para agradecer el aliento del público, aprovechó para hacer unas flexiones de brazos. Por el otro, con el iraní Mohammadjafar Moradi, quien a falta de cinco metros para llegar se desplomó extenuado físicamente y cruzó arrastrándose.

Soto terminó lejos.
El entrerriano Catriel Soto, último argentino en competir en los Juegos Olímpicos Río 2016, no pudo nunca meterse en la pelea por el liderazgo y finalizó en la 25ta. posición de la prueba de ciclismo de montaña.
El pedalista de la ciudad de Colón arrancó mal, mejoró en el transcurso del recorrido, aunque finalmente descendió bruscamente en el clasificador, al completarse las 7 vueltas al circuito a campo traviesa que se diseñó en el Complejo Deodoro. Igualmente, el ciclista mejoró una ubicación con relación a su actuación en Londres 2012.
El ganador y medalla de oro de la carrera resultó el suizo Nino Schurter, con un registro de 1h.33m.28s. La segunda colocación correspondió a otro de los animadores de la prueba, el checo Jaroslav Kulhavy, mientras que tercero se situó el español Carlos Coloma, que fue líder durante un buen tramo de la competencia El gran candidato, el francés Julien Absalon, debió conformarse con el octavo puesto.

“Pensamos en Tokio”.
Orlando Moccagatta, subsecretario de Deportes de Alto Rendimiento, resaltó que la actuación argentina en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, aunque apuntó a la próxima estación olímpica.
“Es la mejor actuación argentina en los últimos 70 años, pero nosotros pensamos en Tokio 2020, para ese ciclo estamos trabajando”, admitió el dirigente deportivo a Télam.
Argentina sumó cuatro medallas, la misma cantidad que en Londres 2012, aunque en esta ocasión hubo tres de oro (Paula Pareto en judo, Santiago Lange-Cecilia Carranza Saroli en vela y Los Leones de hockey) y una de plata (el tenista Juan Martín del Potro).
“Estos Juegos deben llevarnos a un proyecto único en que todas las partes involucradas formemos un solo equipo. La intención es ampliar la pirámide y que en Tokio 2020 se vean mejores resultados. Desde el lunes o el martes ya empezamos a poner la cabeza en el próximo ciclo”, indicó Moccagatta. (Télam)