Inicio Deportes Un particular homenaje del Napoli para todos los argentinos

Un particular homenaje del Napoli para todos los argentinos

El amor del Napoli por los argentinos es innegable. Desde que Diego Maradona se convirtió en el «Dios» de los fanáticos del club del sur de Italia en la década del ’80, los colores celeste y blanco comenzaron a formar parte de la bandera italiana en el corazón de los napolitanos.
Cada argentino que visita Nápoles se siente como en su casa y recibe un trato preferencial gracias al fútbol y a las genialidades del «Diez», cuyo legado fue alimentado con el paso del tiempo por otros compatriotas. Así, tanto los fervorosos ‘tifosis’ como el club de manera institucional están atentos a cada acontecimiento que ocurre en Argentina para homenajear a los nuestros, como una manera de agradecimiento a lo que los jugadores han hecho por la institución.
En ese contexto, ayer el Napoli se encargó de saludar a todos los argentinos en un día especial, levantando una bandera que muchas instituciones de nuestro país no alzaron. Y entre los cuatro ídolos mencionados en el homenaje estuvo Roberto «Pampa» Sosa, el jugador surgido en All Boys de Santa Rosa que se puso la camiseta del club italiano en el momento más difícil de su historia, y que con sus goles logró devolverlo a los primeros planos.
«Al gran pueblo argentino salud. ¡Feliz día del Himno Nacional Argentino», publicó ayer la institución en su red oficial de Twitter (Oficial SSC Napoli), acompañando la leyenda con las imágenes de cuatro futbolistas albicelestes gritando goles con su camiseta: Diego Maradona, Roberto Sosa, Ezequiel Lavezzi y Germán Denis.

Idolos.
La figura de Maradona en cualquier publicación del Napoli no sorprende a nadie. El club se hizo grande con la magia de Diego, que entre 1984 y 1992 le dio cinco títulos: dos Ligas (86/87 y 89/90), una Copa Italia (86-87), una Supercopa (90-91) y una Copa UEFA (88-89). Además, Diego, que anotó 115 goles con esa casaca, se convirtió en el símbolo del «Sur pobre» contra el «Norte rico» en Italia, poniendo de rodillas a los dominadores históricos como la Juventus, el Inter y el Milan.
La sombra de Maradona, sin embargo, no opacó a otros argenitnos que se metieron en el corazón de los napolitanos, y entre ellos sobresale la figura del Pampa Sosa, que llegó en un momento muy difícil y ayudó a rescatarlo del abismo.
En 2004 el club estuvo a punto de desaparecer por deudas económicas. Fue declarado en quiebra y descendido a la Serie C1 (tercera división), donde tuvo una especie de refundación por intermedio del empresario cinematográfico Aurelio De Laurentiis y volvió a competir bajo la denominación «Napoli Soccer».
Al año siguiente el propio De Laurentiis convenció al Pampa Sosa de sumarse al equipo para intentar regresar a los primeros planos, y a partir de allí el ex Gimnasia y Esgrima La Plata comenzó a transformarse en ídolo. «Me convencieron al decirme que me convertiría en Rey de Nápoles», contó alguna vez Sosa, y agregó: «Cuando firmás con el Napoli, firmás un contrato de amor con la ciudad».
Con los goles del Pampa, el Napoli subió en 2006 a la serie B y en 2007 a la Serie A, poniendo a Sosa en el podio de los máximos ídolos del club y la ciudad. Incluso fue él quien utilizó la mítica camiseta número 10 de Maradona cuando aún estaban en la tercera categoría.
La camiseta había sido retirada luego de la marcha de Maradona, pero en Serie C se juega con dorsales del 1 al 11, y el club le dio ese honor a Sosa: el 20 de abril de 2006, en el último partido de un Napoli ya ascendido a Serie B en San Paolo, el Pampa lució esa 10 por última vez en la historia.
«La magia de ese número me hizo hacer un golazo y lloré», dijo en ese momento. «Siempre bromeo con mis amigos de Nápoles diciendo que han pasado jugadores como Hamsik, Lavezzi, Cavani o Higuaín, pero el último 10 fui yo», agrega.

Polémica.
Los nombres de Maradona y Sosa salen a la luz en cada vinculación del Napoli con los argentinos, como también el de Ezequiel Lavezzi, considerado como «el último ídolo» albiceleste del club. El Pocho fue el emblema entre los años 2007 y 2012, logrando el primer título en la elite (la Copa Italia 2012, frente a Juventus) desde la partida de Maradona.
Así, Lavezzi se subió al podio y el club lo hace saber en cada oportunidad que puede, como ocurrió el 9 de Julio del año pasado, cuando bajo la misma modalidad que lo hizo ayer saludó a los argentinos por un nuevo aniversario de su independencia.
«Porque tenemos un corazón argento. Feliz día de la Independencia para todos los argentinos #9deJulio», publicó, acompañando el texto con la imagen de Diego, el Pampa y el Pocho.
En aquella ocasión, como ayer en su saludo por el día del Himno Nacional Argentino, el Napoli obvió el nombre del otro jugador albiceleste que brilló con esa camiseta: Gonzalo Higuaín. El Pipita llegó al club en 2013 y ganó una Copa Italia y una Supercopa de Italia, además de batir el record de goles (36) en una temporada en la Serie A.
Era señalado como el «sucesor» de Maradona, Sosa y Lavezzi, hasta que en 2016 decidió marcharse a la Juventus y los napolitanos, tan fervorosos como rencorosos, cambiaron el cartel de ídolo por el de traidor.
Y el club, a la hora de elegir a un cuarto referente argentino para el saludo de ayer, se inclinó por Germán Denis, de buen paso entre 2008 y 2010, pero lejos de asomarse a los otros cuatro.
La polémica, en ese sentido, no tardó ayer en estallar en las redes sociales, donde se cuestionó la ausencia del Pipita como emblema de esa camiseta tan vinculada con los argentinos. Tanto que, ante cada acontecimiento en nuestro país, el Napoli está mucho más pendiente que la gran mayoría de sus pares albicelestes.

Una semana muy especial
El 10 de mayo de 1987, luego de 61 años de espera, el Napoli lograba su primer Scudetto de la mano de Diego Maradona, iniciando un idilio que será eterno. Este domingo se cumplieron 33 años y en todo el mundo se recordaron las hazañas del ‘Diez’, que un año antes había alcanzado la gloria con la Selección en México ’86. Con un 1-1 en la penúltima fecha ante la Fiorentina de Roberto Baggio, el Napoli daba su primera vuelta olímpica, dejando en el segundo lugar del torneo a la poderosa Juventus de Michel Platini y marcando un hito en la historia del fútbol italiano.

Despedida hace 12 años
El 11 de mayo de 2008 (ayer se cumplieron 12 años), el Napoli le regaló a Roberto Sosa una emotiva despedida luego del triunfo 3-1 ante el Milan en el San Paolo. «Agradecieron el esfuerzo, se dio una relación muy linda, me quieren y los quiero», recordó en su momento el Pampa, que aquel año volvió a su otro gran amor: Gimnasia y Esgrima La Plata.