domingo, 22 septiembre 2019
Inicio Deportes Un pobre empate para abrir las puertas

Un pobre empate para abrir las puertas

La fría noche de Villa Alonso nunca se calentó. Apenas tomó algo de temperatura sobre el final, por la expulsión de Luis Guiñazú y el enojo de los hinchas locales con el árbitro Martín Lobo, pero lejos estuvo de entusiasmar a los que poblaron algunos sectores de la cancha para ver el inicio de la 24ta. edición del Torneo Provincial de fútbol «Clubes con Historia».
En el Nuevo Rancho Rancho Grande, General Belgrano y Deportivo Winifreda aburrieron con un 0 a 0 en su debut en la Zona «A» del certamen más importante del fútbol de La Pampa. Y el que más perdió en ese reparto de puntos fue el Tricolor, porque cuando terminaba el cotejo Guiñazú vio la roja directa por un golpe sin pelota sobre Giuliano Roldán López.
En la segunda fecha los santarroseños visitarán a Estudiantil de Eduardo Castex y los winifredenses recibirán a Ferro de General Pico. Hoy, en el cierre de la jornada inicial del grupo (ver página 26), los dos equipos de la Liga Pampeana chocarán en el Coloso del Barrio Talleres piquense, la casa del actual bicampeón provincial.

Sin emociones.
El primer tiempo de anoche será rápidamente olvidable. Ninguno logró imponer condiciones en un campo de juego difícil y prácticamente no generaron situaciones frente a los arcos.
Belgrano intentaba moviendo la pelota en su campo y buscando con envíos largos a sus delanteros, pero Gustavo Bocquet -en su debut con la casaca tricolor- quedaba muy solo ante la férrea defensa de la visita y nunca lograba ponerse de frente con el balón dominado.
Del otro lado, Winifreda se mostró picante en los primeros minutos con pelotas por las bandas y centros para un movedizo Agustín Pieraligi, pero poco a poco se fue desinflando y apostó a una estrategia similar a la de su rival. Y con los mismos resultados: pelotazos a Luciano Andrada y rebotes para nadie.

Algo más.
Para el complemento mejoró el equipo de Dante Jacobi. Fernando Palacios retrocedió unos metros y quien se adelantó fue Fabián Giaccone -otro debutante-, en un movimiento de piezas que por un lado le dio más juego en el medio y más presencia en ataque.
El mismo Palacios generó el primer «uhh» de la noche con un potente remate que se fue apenas alto, y dos minutos después el que tuvo la chance más clara de la jornada fue Jonathan Campbell: el Poroto aprovechó un mal pase atrás de Gastón Bornes y definió por encima de José Luis Wiggenhauser, pero cuando le pelota estaba por ingresar el arquero se recompuso y con un manotazo la sacó sobre la línea.
Fue una especie de espejismo. Rápidamente el partido volvió al cauce del primer tiempo. Winifreda ajustó otra vez las marcas, comandado por Bornes y Lucas Vassallo -hizo su estreno en el Girasolero-, y las emociones se acabaron.
Algún pedido de los locales por un supuesto penal que Lobo no vio de la misma manera, más la expulsión del final, le aportaron algo de picante a un juego que, en general, fue insulso.