Inicio Deportes Un reencuentro a pura emoción

Un reencuentro a pura emoción

ALFREDO SAURO CON LUIS SANTILLAN: COMPAÑEROS Y CAMPEONES CON GENERAL SAN MARTIN

Emoción, alguna turbación en el encuentro, y la alegría que no se pudo resumir en un abrazo… porque estos tiempos difíciles nos obligan a modificar costumbres y gestos, aunque no alcance para modificar los afectos.
Luis Santillán y Alfredo Sauro -reconocidos en nuestro ámbito futbolero- volvieron a encontrarse el reciente fin de semana, y aunque no pudieron saludarse con el estrujón que ambos hubieran querido, se regocijaron con un par de horas de evocaciones, repasos de momentos felices y decenas de anécdotas de ese tiempo que supieron compartir.

Campeones con la Villa.
Para algún distraído que nunca falta, hay que recordar que ambos fueron protagonistas de un campeonato que quedó en la historia. En un partido desempate, General San Martín debió enfrentar al máximo ganador de la Liga Cultural, All Boys, y logró un triunfo contundente por 3 a 1. El gol de apertura de ese partido lo marcó, precisamente, Luis Santillán.
Fue un jugador nacido en Santiago del Estero y que tuvo un extenso recorrido por el fútbol del interior. Después de hacer inferiores en Newell’s Old Boys de Rosario -llegó a entrenar con quienes fueron figuras del fútbol argentino como El Tolo Gallego entre tantos, y fue dirigido por Jorge Griffa-, participó también dos campeonatos nacionales de AFA para Independiente Rivadavia. Pero, además, en tierras cuyanas vistió los colores de San Martín, Godoy Cruz y Maipú.

Santillán en All Boys.
Luis un día de 1985 llegó a La Pampa de la mano del Eleazar Tercilla -el entrenador había sido jugador de Independiente de Avellaneda, y lo conocía de Mendoza- para reforzar a un All Boys que dominaba los torneos culturalistas.
Fue un plantel que contaba con Nelson Berengan, Pablo Paolantonio, Leguizamón y Miguel Rodríguez -todos venidos de afuera con Tercilla-; sumados a Juan Carlos Aymú, Parrala Díaz, Jorge Paghouapé, Ricardo Pérez, Washington Ocampo Díaz, El Vasco Iturrieta, Marcelo Monge, Luis Arbinzetti, entre otros.
Fueron campeones, y después Santillán jugó en otros equipos de la zona, para regresar a All Boys en 1994 a cerrar su carrera con un nuevo campeonato. «No me puedo quejar… en All Boys fui muy feliz», cuenta por estas horas.

Alfredo futbolista y entrenador.
De Alfredo Sauro podemos decir que para el ambiente futbolero aparecería como más vigente porque ha dirigido hasta el año anterior, después de haber jugado -llegado desde La Plata- en General San Martín, tener un breve paso por All Boys en un Regional, y ponerse la camiseta de Domingo Faustino Sarmiento.
Con Santillán se iban a consagrar campeones con General San Martín, venciendo precisamente en aquella final de 1989 a All Boys en un partido jugado en el «Ramón Turnes», cuando aún no se llamaba de esta manera.

Gran plantel en la Villa.
«Ese día hice el primer gol apenas empezado el partido, después empató ‘Oveja’ Rodríguez; en el segundo tiempo Osvaldo Lucero hizo dos más y ganamos muy bien», rememora ahora Luis, que jugó junto con Alfredo esa final.
Aquel plantel de la Villa que dirigía Jorge Salas contaba con Dany Pérez en el arco; Marcelo Storm, «Topo» Gallinger, Juan Carlos «Ñoqui» Lescano, Juan Gordillo, Juan Gatica, Claudio Alou, Néstor Florís, Polo Doba, Ricardo Valcarcel, Hugo Zalabardo, Osvaldo Lucero, Alfredo Sauro, Luis Santillán, Sergio Díaz, Fabián Kloster, Ramón Salas, Hugo Winchinao, Rubén Holzman, Horacio Zalabardo y Ricardo Cabrera.

La salud de Alfredo.
No hace mucho contamos en estas páginas que Alfredo Sauro está con dificultades en su salud, afectado por la reacción adversa a una vacuna. «Esa aplicación hizo que el sistema de defensa de mi organismo atacara por error parte del sistema nervioso periférico. La marcha inestable, el entumecimiento de pies, hormigueo de las manos pusieron de manifiesto el inicio de la afección», nos contó hace algunas semanas todavía conmovido por la situación.
Desde el mismo momento que empezó a tratarse Alfredo empezó con su tarea de recuperación, «que no es fácil, pero estoy convencido que voy a salir adelante», sostiene.

Una linda visita.
En todo este tiempo ha recibido múltiples muestras de afecto, y Luis también quiso estar presente. Por eso la visita al domicilio de Sauro y su familia, el reencuentro y la emoción en la que el visitante no pudo impedir una lágrima que no quiso disimular.
Fueron más de dos horas de algunos cafés compartidos, de volver sobre partidos, jugadas, jugadores… de mirar fotos, de recordar hermosos momentos. Fue una reunión de amigos, de esos que siempre están aunque no se vean todo el tiempo…

Momento de evocaciones.
Y rememora Alfredo: «Jugamos juntos en San Martín y fuimos campeones ahí; pero también pasamos juntos momentos hermosos en Sarmiento, en 1991, con Dany Pérez, Baltasar Barrios, Ricardo ‘Teko’, el hermano de Luis que metió muchos goles, Caíto Cerezal, Antonio Arrarás, Cochelo Magnano, Felipe Mendoza, Horacio Bravo, Carlos García. Nos dirigía el profesor Raúl Aragón. Luis era un jugador bárbaro, goleador y generoso… para mí fue uno de los mejores que pasó por aquí», lo reconoce.

Siempre la pelota.
Fueron más de dos horas de conversación y en el medio de la mesa, presente, como presidiendo la reunión… -quien sino-, la pelota.
Dicen que una imagen vale más que mil palabras… y casi se puede decir que es así… En este caso, cualquier futbolero podría atestiguarlo… ¿O no?