Un repaso por los primeros rivales

LAS ARMAS DE ISLANDIA, CROACIA Y NIGERIA PARA ENFRENTAR A LA SELECCION ARGENTINA

El Mundial está a la vuelta de la esquina. El jueves comenzará a rodar la pelota con el duelo entre el local Rusia y Arabia Saudita, y el sábado llegará el esperado debut de Argentina, desde las 10 y ante Islandia, que hará su estreno absoluto en el torneo que agrupa a las mejores selecciones del planeta.
Cinco días después, el jueves 21 (a las 15), la Selección de Lionel Messi se medirá con Croacia; mientras que el martes 26 cerrará (a las 15) su participación en el Grupo D frente a Nigeria, buscando un buen lugar de cara a los octavos de final.
En ese contexto, muchos son los interrogantes alrededor de los rivales argentinos: ¿Hay uno más débil que otro? ¿Es posible que Islandia pueda complicar a los dirigidos por Jorge Sampaoli? ¿Croacia aspira a ganar la zona? ¿Nigeria dará el saldo de calidad que tantas veces ha postergado?

Islandia.
El primer escollo de Argentina será Islandia, que jugará su primer Mundial y llega precedido de poca historia futbolística, pero de muchas sorpresas recientes. Con apenas 331.000 habitantes, es el país con menor población en estar en una cita máxima, en la que sueña con prolongar el ya conocido festejo vikingo.
Islandia llegó a Rusia luego de una muy buena Eliminatoria, en la que ganó un grupo complicado que compartió con Croacia, Ucrania, Turquía, Finlandia y Kosovo. Esa clasificación al Mundial fue la continuidad de la sensación que el equipo había causado en la Eurocopa 2016, en la que llegaron a eliminar a Inglaterra en los octavos de final.
Su principal figura es Gylfi Sigurdsson, habilidoso volante ofensivo del Everton inglés, que le da un toque de virtuosismo a un plantel plagado de jugadores de alta talla, con mucha fortaleza física y mental, y con todo por ganar.
El entrenador es Heimir Hallgrimsson, de 50 años y odontólogo de profesión. Luego de acompañar como ayudante de campo a Lars Lagerback, asumió las riendas del equipo cuando ocupaba el puesto 131 del ranking FIFA. Tras la Eurocopa y las Eliminatorias, hoy Islandia llega a Rusia en el lugar número 22 del escalafón.
Un posible once inicial: Hannes Thór Halldórsson (Randers FC); Hördur Björgvin Magnússon (Bristol City), Kári Árnason (Aberdeen), Ragnar Sigurdsson (FC Rostov) y Birkir Már Saevarsson (Valur Reykjavík); Johann Berg Gudmundsson (Burnley), Emil Hallfredsson (Udinese), Aron Gunnarsson (Cardiff City) y Birkir Bjarnason (Aston Villa); Gylfi Sigurdsson (Everton) y Jón Dadi Bödvarsson (Reading).

Croacia.
El segundo rival de la Albiceleste será Croacia, un plantel con muchas figuras y que si encuentra el funcionamiento deseado en Rusia, puede llegar lejos.
Los balcánicos afrontarán su quinto Mundial como país independiente y aspiran a repetir la performance de su debut, en Francia 1998, cuando terminaron terceros. En esa copa también se enfrentaron con Argentina, por entonces dirigida por Daniel Passarella y que ganó 1-0 (gol del defensor Mauricio Pineda) en el partido que cerró el grupo H.
Croacia (17º del ranking FIFA) llegó al Mundial 2018 a través de un repechaje, porque en la fase de grupos quedó segundo detrás de Islandia. En la repesca venció a Grecia (4-1 y 0-0) para asegurarse un lugar en Rusia.
Plagado de individualidades en gran nivel en el fútbol europeo, encabezan el plantel el mediocampista Luka Modric (Real Madrid), el volante del Barcelona Ivan Rakitic, el delantero Mario Mandzukic, de la Juventus, y el atacante Ivan Perisic, del Inter.
El entrenador es Zlatko Dalic, elegido por el presidente de la Federación, Davor Suker (emblema del ’98), con el objetivo de darle disciplina de equipo a un conjunto de figuras curtidas en la máxima presión, con experiencia y un gran potencial.
Un posible once inicial: Danijel Subasic (Mónaco); Sime Vrsaljko (Atlético de Madrid), Dejan Lovren (Liverpool), Domagoj Vida (Besiktas) e Ivan Strinic (Sampdoria); Ivan Rakitic (Barcelona), Luka Modric (Real Madrid) y Marcelo Brozovic (Inter); Mario Mandzukic (Juventus), Ivan Perisic (Inter) y Nikola Kalinic (AC Milan).

Nigeria.
Argentina cerrará la fase zonal contra Nigeria, un viejo conocido, al que enfrentó en cuatro mundiales y con el que perdió 4-2 en un amistoso el año pasado. Apoyados en su poderío físico, en la velocidad de sus atacantes y en el desparpajo de algunas de sus figuras, los africanos sueñan con dar el salto definitivo y pasar de promesa a realidad en una gran cita.
Las Súper Aguilas afrontarán su sexto Mundial y nuevamente chocarán con Argentina, como en cuatro ocasiones anteriores, siempre con victorias para los albicelestes. Para llegar a Rusia no tuvieron demasiados problemas, al ganar su grupo clasificatorio de manera invicta, con 14 puntos sobre 18 posibles, en la llamada “zona de la muerte” con Zambia, Camerún y Argelia.
La figura más reconocida es el histórico John Obi Mikel (30 años), volante con pasado en Chelsea de Inglaterra y presente en el Tianjin Teda de la Superliga China.
Su estrella por actualidad europea es el delantero Victor Moses, del Chelsea y con pasado en Liverpool y West Ham. También se destacan los delanteros Alex Iwobi (Arsenal) y Kelechi Iheanacho (Leicester City).
El entrenador es el franco-alemán Gernot Rohr, que no tiene experiencia mundialista pero sí un amplio rodaje con selecciones africanas, tras pasos por Burkina Faso, Niger y Gabón.
Un posible once inicial: Ikechukwu Ezenwa (Enyimba); Abdullahi Shehu (Bursaspor), William Troost-Ekong (Bursaspor), Leon Balogun (Mainz 05) y Elderson Echiejile (Cercle Brugge); Wilfred Ndidi (Leicester City), John Obi Mikel (Tianjin Teda) y Ogenyi Onazi (Trabzonspor); Victor Moses (Chelsea), Odion Ighalo (Changchun Yatai) y Alex Iwobi (Arsenal).