“Un semillero importante de árbitros”

INTENSA JORNADA DE CAPACITACION ARBITRAL EN GENERAL PICO

Poco más de medio centenar de jueces que pertenecen a la Asociación de Arbitros de General Pico, participaron ayer de una intensa jornada de capacitación que se desarrolló en esta ciudad, y que constó de un trabajo de campo y de una charla teórica, que estuvo a cargo de colegiados e instructores nacionales.
En horas de la tarde, los instructores nacionales Hugo Cordero y Darío García, dirigieron un intenso trabajo de campo que se llevó a cabo en el piso del Coloso del Barrio Talleres de esta ciudad. Luego, después de las 20, el actual árbitro internacional, Darío Herrera, quien arbitró el famoso superclásico que fue suspendido luego que un simpatizante xeneize le arrojara gas pimientas a los jugadores de River, dio una charla en el auditorio del edificio cultural Médano de General Pico.
Al término de la práctica que se llevó a cabo en la cancha de Ferro de Pico, García destacó que en el interior del país hay un importante semillero de árbitros, sólo que deben pulir algunos detalles para proyectarse a nivel nacional.
“Hay un semillero importante de árbitros en el interior. Pasa que tienen que mejorar algunas cosas que para la liga está bien, pero tiene que haber un valor agregado que se note en el Federal A, B y si llegan a tener una posibilidad, en un Nacional B”, dijo.
El ex árbitro internacional, dijo que en cada una de las jornadas de capacitación que se llevan a cabo por todo el país, se les recalca a los colegiados aspectos muy puntuales, como “la estética, la ropa y la parte física”, a que consideró que es de fundamental cuidado.
“Se recalcan aspectos muy puntuales, y la parte física es fundamental y hay que mejorar un poco. A lo mejor este no es el caso pero hay muchas ligas que no tienen profesor de educación física y ahí es donde fallan. Hoy el fútbol, cualquier equipo de liga tiene una preparación que exige una preparación física importante”, sostuvo. También se mostró “asombrado” por la cantidad de árbitros jóvenes que participaron ayer de la capacitación, y dijo que además se busca corregir cuestiones de “posicionamiento, técnica, y vicios que toman por la dinámica de la liga”.

Nuevas reglas.
Por su parte, Hugo Cordero, el otro instructor que estuvo a cargo de dirigir el trabajo de campo, explicó que los árbitros del interior, tienen un gran potencial y grandes posibilidades de llegar a dirigir las categorías más altas del fútbol argentino, aunque subrayó que en más de una ocasión los jueces se “autolimitan”.
“Yo siempre les trato de contar como es esto. El árbitro del interior tiene grandes posibilidades de llegar a la AFA, pero muchas veces ellos se autolimintan pensando que desde estos lugares no se puede llegar. Yo les quiero inculcar que se puede, que es cuestión de ellos”, sostuvo.
Cordero además refirió que la reciente implementación de nuevas reglas de juego, obligan una capacitación y un estudio intensivo, y destacó que en cuanto a esto “hay muchísimo trabajo por hacer”.
“Hoy hay muchísimos cambios en las reglas de juego. El árbitro las tiene que empezar a saber para poder aplicarlas en el terreno de juego. Yo siempre digo que ser árbitro no es sólo conocer las 17 reglas de juego, encierra mucho más”, puntualizó.

En la final del mundo
García fue el asistente que en la final de la Copa del Mundo de Alemania 2006, le informó al juez del encuentro, el argentino Horacio Elizondo, del cabezazo en el pecho que le había propinado el frances Zinedine Zidane, al defensor italiano Marco Materazzi, y que le valió la expulsión al volante galo.
Tras una obligada consulta sobre este episodio, el ahora instructor arbitral, señaló: “Fue un trabajo en equipo de una situación muy complicada, en la cual se terminó haciendo justicia. No hubo protagonistas, fue un trabajo en equipo, el cuarto árbitro lo ve, me comunica, yo le doy la información precisa a Horacio (Elizondo) y termina expulsando al que era el mejor jugador del mundo, que si no lo hubiera hecho todo el buen trabajo hubiera quedado en la nada”, puntualizó.

Compartir