Inicio Deportes Un Superclásico intenso y sin ganador

Un Superclásico intenso y sin ganador

En un partido cambiante e intenso, Boca Juniors y River Plate empataron anoche 2-2 el Superclásico en La Bombonera, por la cuarta fecha de la Zona Campeón A de la Copa Diego Maradona.
Ramón Wanchope Abila abrió la cuenta para el Xeneize en el primer tiempo y en el complemento lo dio vuelta River con los cabezazos de Federico Girotti y Rafael Santos Borré. A cinco del final, Sebastián Villa se la picó a Franco Armani y convirtió el 2-2 final.
Ambos equipos terminaron con diez hombres por las expulsiones de Jorman Campuzano y Enzo Pérez. Este resultado mantiene a ambos en lo más alto de la Zona Campeonato A y le crea una pequeña ilusión a sus perseguidores, que aún deben jugar por esta fecha.

Mejor River.
En el inicio se vio a un River dominante y protagonista, aunque Boca sacó provecho de su efectividad y se puso en ventaja en su primera chance. Antes del gol, Andrada le había tapado un mano a mano al colombiano Santos Borré, tras cesión de Montiel. Y antes de pisar los diez minutos iniciales, Zárate fue a buscar una pelota en la zona media, giró y tocó a la izquierda para un solitario Mas, quien avanzó y tiró un buen centro para la llegada por detrás del chileno Díaz de Abila, delantero que tocó ante Armani para el 1-0.
Luego, River siguió con su dominio y mostró asociaciones interesantes, pero falló en la definición. Durante la etapa hubo un fallo muy polémico del árbitro Rapallini, ya que sancionó con tarjetas amarilla un codazo del colombiano Campuzano sobre su compatriota Carrascal, cuando ameritaba expulsión.

Cambiante.
En el complemento, Campuzano sumó su segunda amarilla por un manotazo a Suárez y se retiró expulsado, abriendo el camino de River.
Con uno menos, Boca se refugió y salió despedido de contra. El Millo, obligado por el resultado, fue presionando cada vez más y a los 28 Montiel ejecutó un gran centro desde la derecha y apareció el ingresado Girotti para cabecear y marcar el 1-1.
El envión del empate fue importante para el visitante, que a los 31, volvió a romper el cerrojo defensivo de Boca con un desborde de Nacho Fernández por izquierda y un cabezazo de Santos Borré para el 2-1.
Los últimos minutos los dos equipos lo jugaron con diez hombres porque Pérez recibió su segunda amonestación. Boca se animó otra vez y a cinco del final Tevez habilitó a Villa, quien quedó solo ante Armani y la picó para decretar el empate 2-2.
Los dos mostraron sus atributos en el partido y el empate reflejó lo que se vio en La Bombonera: un equipo que propuso más como River y un contundente Boca. A partir de hoy, ambos ya estarán enfocados en sus duelos de semifinales de Libertadores.