Inicio Deportes Un viaje exclusivo para los penales

Un viaje exclusivo para los penales

HACE DIEZ AÑOS, MAURO BERTONE FUE EL HEROE DE FERRO EN UNA EXTRAÑA DEFINICION

Mauro Abel Bertone fue la figura excluyente, hace diez años, de la inaudita definición por penales que protagonizaron Ferro Carril Oeste de Pico y Defensores de Buena Parada de Río Colorado, por una nueva instancia del por entonces Torneo Argentino «C» de Fútbol.
El «1» contuvo dos tiros y el Verde local avanzó a la tercera instancia del certamen federal, en el que llegaría a una histórica final con Argentino de 25 de Mayo (Buenos Aires). Sin embargo, lo que quedará en el recuerdo fue el particular escenario de aquella definición por penales.

Cancha neutral.
Durante las primeras semanas de marzo de 2010, el Verde de la ciudad, que estaba bajo la dirección técnica de Rubén «Turco» Elías, avanzaba a buen paso en el Argentino «C». En el camino se le cruzó el once de Río Colorado, al que derrotó por 1-0 como local en el Coloso de Talleres.
En la vuelta, los rionegrinos ganaron en tiempo reglamentario por idéntico marcador, y aquel 14 de marzo el joven arbitro bahiense Iván Mariscal Frank, determinó que se jugaran dos tiempos de alargue de 15 minutos cada uno, en lugar de desempatar la serie a través de penales como estipulaba el reglamento.
En la prórroga el Verde lo ganó 3-1, con gol de Martín Zapata y dos de Leo Ponce, que en el último tramo del partido ocupó el arco en reemplazo de Matías Boto (sufrió un desgarro), cuando la visita ya había agotado los cambios.
Sin embargo, Defensores protestó el partido (el reglamento hablaba de penales y no de un alargue) y el Tribunal de Disciplina del Consejo Federal de Fútbol hizo lugar al reclamo, invalidando el resultado del suplementario y ordenando definir la serie a través de penales, en terreno neutral.
Para ello eligió a Santa Rosa, como punto equidistante entre las dos ciudades. Cuatro días más tarde de la definición fallida, los jugadores de ambos equipos salieron al campo de juego del Rancho Grande de Villa Alonso a patear penales con la cancha vacía, dado que se había determinado que se jugara sin público.
Así, en la cancha de Belgrano, el Verde de Barrio Talleres ratificó la victoria en los penales, a partir de otra notable actuación de Bertone en este tipo de definiciones. El once piquense se impuso por 6 a 5, con tantos de Nicolás Martelli, Matías Ocampo, Agustín Pieraligi, Gastón Bornes, Martín Montero y Leo Ponce. Para la visita, Funes falló el disparo final. De esta manera, Ferro avanzó a la tercera fase, en la que enfrentó y superó a Fútbol Club de Tres Algarrobos.

Rara.
«Fue una definición muy comentada incluso a nivel nacional. Fue una situación muy rara y se jugó en una cancha neutral. En la semana nos preparamos para patear penales, fue lo único que hicimos. Esa tarde atajé dos penales y pasamos a otra instancia. Fue una definición muy rara que inclusive llamó la atención de cualquiera, y no recuerdo que haya pasado en alguna otra etapa», le dijo Bertone a LA CHUECA.
Ferro compartió la fase de grupos con Barrio Norte de América y con Alvear FBC. En la siguiente instancia desplazó a Defensores de Buena Parada, y luego dio cuenta de Fútbol Club de Tres Algarrobos. También superó las series ante Independiente de Río Colorado y Villa del Parque (Necochea).
Más adelante, en una recordada, emotiva y polémica semifinal, le ganó a Jorge Newbery de Comodoro Rivadavia por penales, en el Coloso. Esta victoria lo llevó a la final con Argentinos de 25 de Mayo, con el que Ferro empató los dos partidos. El primero, en tierra bonaerense, terminó con el marcador en cero, y la revancha quedó igualada en uno en General Pico. En los penales, la visita se impuso por 4-3 y ascendió al Torneo Argentino «B» de aquel entonces.
«Hicimos un campeonato casi perfecto en el que alterné la titularidad con Matías Boto. Era un grupo en el que eran todas muy buenas personas, además de buenos jugadores. El Turco (Elías) lo supo llevar de la mejor manera y llegamos a jugar la final. Fue otro de los tantos equipos en los que he participado y me trae muy buenos recuerdos», contó el ex arquero.

Atajador de penales
Mauro Bertone hizo las inferiores en Pico FBC, hasta que ingresó a la Escuela de Policía de La Pampa para iniciar su carrera en la fuerza. De regreso a Pico, estaba jugando torneos de ‘fútbol 5’ cuando Edgardo «Tuco» Leguizamón lo convocó para formar parte del plantel del Decano que estaba en plena etapa de preparación y que luego ganaría el título de la Liga Pampeana de Fútbol y del Provincial. Después fue campeón de la Liga con Costa Brava en 2004 y con Ferro de Pico en 2005.
«Hice toda mi carrera de inferiores en Pico FBC hasta que me tuve que ir a estudiar para ingresar en la Escuela de Policía. Estaba jugando partidos en torneos relámpagos de Fútbol 5 y el Tuco, que estaba en un equipo rival, me invitó a ir a Pico FBC. Mis jefes me autorizaron a hacerlo y fuimos campeones de Liga y Provincial. Es un orgullo para mí, porque aparte de cumplir con mis obligaciones laborales, tenía que cumplir con los entrenamientos, las concentraciones y con bastantes horarios», recordó Bertone.
«Es una satisfacción haber logrado tantas cosas con el fútbol. Hay veces que cuando veo definiciones de penales por televisión, me pongo a adivinar y más de una vez me da resultado. Pienso que se trata de una forma de analizar al rival cuando juega, de ver si le pega fuerte, si le pega con calidad, si es tranquilo o si se puede llegar a poner nervioso. Yo los miraba a los ojos, (miraba) a dónde dirigía su vista antes de iniciar la carrera y a veces me daba alguna señal. Es por eso que me recuerdan mucho por atajar penales», finalizó.