Inicio Deportes Una avivada y una muestra de carácter

Una avivada y una muestra de carácter

LIGA CULTURAL: DEPORTIVO RIVERA VENCIO A EL ELYON Y DIO UN PASO GIGANTE

«¿Y si pasás ‘Pola’?», fue la intervención del entrenador, en una especie de pregunta-recomendación-orden que le terminó de dar el empujón. Al lado de la pelota, cerca del banco de suplentes, se habían parado Matías Polanco y Matías Bravo para ejecutar el tiro libre. El Elyon había emparejado las acciones y Deportivo Rivera, líder del campeonato, no lograba desenredar la madeja.
Hasta que ‘Pola’ pasó, Bravo lo asistió, la defensa durmió y el centro terminó en la cabeza de un solitario Ezequiel Pereyra, que empujó la pelota a la red. Iban 26 minutos de la primera parte y con esa jugada rápida, improvisada y sorpresiva, el puntero sacaba la ventaja que abriría un partido complejo y que puede significarles gran parte del título.
Por la decimoctava fecha del Torneo Oficial de la Liga Cultural de fútbol, en la Zona Norte, Deportivo Rivera venció como visitante a El Elyon por 2-0 (el segundo tanto, cuando terminaba el partido, fue marcado por Gustavo Bocquet) y le sacó seis puntos de ventaja a su escolta All Boys (empató 0-0 con Belgrano), cuando apenas restan cuatro jornadas por disputar.
El elenco del barrio Los Hornos, por su parte, no pudo salir del último lugar de las posiciones y sigue en zona de descenso, un punto por debajo de Deportivo Penales.

Lo abrió.
Le costó mucho al puntero superar al último. Deportivo Rivera marcó la cancha en los minutos iniciales con su habitual poder ofensivo. Bravo, Polanco y Bocquet tuvieron en sus pies la apertura del marcador para la visita, con jugadas directas ante una defensa a la que le costaba acomodarse, pero fallas en las definiciones y una buena tapada de Pedro Pregno mantuvieron la paridad.
En una cancha difícil, El Elyon fue acomodándose al partido, luchando cada pelota y emparejando las acciones con empuje. Para el cuarto de hora el asedio del líder había sido neutralizado y los del Panza Susvielles empezaban a encontrarle la vuelta al encuentro.
Un par de pelotas cruzadas generaron las primeras dudas en la defensa visitante y una aparición de Federico Alvarado, que definió apenas afuera, terminaron de equilibrar la balanza.
No había dominador ni dominado y las diferencias en la tabla de posiciones lejos estaban de reflejarse en la realidad del partido. Hasta que la avivada en cadena y una ejecución perfecta le abrieron las puertas del juego -¿y del campeonato?- a La Naranja Mecánica.
Un par de reclamos por posibles manos-penal (una en cada área), a los que el árbitro Cristian Estrada no dio crédito, terminaron de decorar un primer tiempo muy parejo en el que la única diferencia la marcaron, con aquella improvisación, el ideólogo Víctor Meriggi y los intérpretes Bravo, Polanco y Pereyra.

Lo cerró.
Para el complemento Deportivo Rivera se terminó de acomodar a la cancha. Se convenció de que el terreno no estaba para líricos y no tuvo reparos en despejar lo más lejos posible de su arquero Marcelo Córdoba cada vez que la pelota merodeaba su área.
El Elyon siguió buscando y luchando en cada sector, pero se le puso cuesta arriba generarle situaciones a un equipo convencido, confiado y con potencial individual para adaptarse a cada situación. Apenas un remate de Alex Carrepi -que pasó cerca de un palo- fue la única jugada que incomodó a la visita.
Además, el oportuno ingreso de Jhon Henry Pombo le dio a los de Meriggi el enlace que necesitaban para que la firmeza en defensa se corresponda con un ataque que hasta ese momento había quedado aislado. Ya habían clausurado su arco y faltaba cerrar el partido.
Un par de llegadas del propio colombiano y de Jonathan Toranzo anunciaron la inminencia de ese final, y en el descuento lograron el gol definitivo: Fabián Giaccone habilitó con una pelota larga a Bocquet, quien en el área enganchó ante Mateo Andrada y definió con potencia y precisión al segundo palo.
Partido terminado. En una cancha brava, ante un rival que entregó todo y con la presión de tener al multicampeón All Boys como escolta, Deportivo Rivera ganó mucho más que tres puntos. Dio una muestra de carácter que puede indicarle su camino directo al título.