“Una final muy estudiada”

GUILLERMO BARROS SCHELOTTO AUN NO DEFINIO EL EQUIPO DE BOCA

Guillermo Barros Schelotto palpitó ayer el duelo superclásico que tendrán Boca Juniors y River Plate a partir del sábado por la Copa Libertadores, y consideró que “esta final no tiene nada que ver con los partidos anteriores”.
Claro, es que más allá de lo que haya pasado en los enfrentamientos previos entre ambos equipos, es consciente de que será un suceso histórico.
“Nos vamos a enfrentar a un rival de jerarquía, de calidad, que tiene un montón de cosas buenas que tenemos que tratar de bloquearlas e intentar imponer nuestro juego. Tenemos que tratar de imponernos a nuestro rival, y River va a hacer lo mismo. Es una final muy estudiada, me parece que va a ser muy peleada, muy discutida desde lo futbolístico y muy pareja”, analizó el Mellizo en conferencia de prensa.
Se habló mucho en los últimos cruces coperos de que el millonario había logrado imponerse porque tuvo más personalidad y garra, pero para el director técnico xeneize también serán importantes el “juego” y la “calidad”.
“En cada instancia vos vas preparando al equipo desde el juego y la personalidad, y a medida que va pasando instancias el equipo va creciendo solo. Tanto River como Boca tuvieron que recorrer caminos difíciles para llegar a esta final. Creo que no es una cuestión solamente de personalidad, sino también de juego y de calidad para determinar quién gana”, consideró.
Hasta no hace mucho se hablaba constantemente de Boca como un equipo irregular que lograba imponerse más desde sus individualidades que desde el juego colectivo, pero Barros Schelotto aseguró que “siempre” vio “fuerte” a su equipo.
“Esos triunfos contra Cruzeiro, que es el campeón de la Copa de Brasil, o Palmeiras, que va primero en el Brasileirao, le dieron seguridad al que veía a Boca. Yo, como entrenador, sabía que Boca iba a parecer en los momentos más duros de la Copa. Puede ser que la gente entienda que después de ganar esas instancias, con esos rivales, vea más fuerte a Boca, pero yo siempre lo vi fuerte”, indicó.
Si bien trata de “disfrutar estas horas previas”, admitió que “el nerviosismo previo a una final está”, y destacó la importancia que tiene este cruce para el fútbol argentino.
“Boca y River han puesto al fútbol argentino en un lugar al que nunca había llegado. Han llegado a un escalón que es importante destacar, más allá de lo que pase en estas finales”, resaltó.
En cuanto al equipo para este sábado, dijo que no está “definido” y va “a esperar hasta último momento” por las molestias físicas que presentan Pablo Pérez y Cristian Pavón.
De todos modos, ambos estarían desde el inicio y repetiría el equipo que jugó la vuelta ante Palmeiras, aunque con la duda entre Ramón Ábila y Darío Benedetto en la delantera.
Los once entonces serían: Agustín Rossi; Leonardo Jara, Carlos Izquierdoz, Lisandro Magallán, Lucas Olaza; Nahitan Nández, Wilmar Barrios, Pablo Pérez; Sebastián Villa, Ramón Ábila o Darío Benedetto, y Cristian Pavón.
Finalmente, consultado sobre su futuro profesional, dejó en claro que “no hay situación personal que esté por encima de estas dos finales”.
“Lo único que tengo en la cabeza son los dos partidos de la final. No hay situación personal que esté por encima de estas dos finales”, concluyó Barros Schelotto.