Inicio Deportes Una victoria de arco a arco

Una victoria de arco a arco

Un oportuno gol de Lucas Carrasco cuando la paciencia comenzaba a agotarse, una tapada espectacular de Matías Boto para conservar esa ventaja y una contra definida a la perfección por Jerónimo Gutiérrez para cerrar la tarde. Esas fueron las tres situaciones que marcaron la diferencia ayer en el estadio Dr. Ramón Turnes, donde All Boys obtuvo un triunfo clave por 2-0 sobre Liniers de Bahía Blanca, en el marco de la octava fecha del Torneo Regional Federal Amateur de fútbol.
Con este resultado, conseguido en un partido entretenido y con dos expulsados en la primera parte (Juan Perotti en la visita y Matías Sosa en el local), el Auriazul quedó cuarto (11 puntos) en la Zona 1 de la Región Bonaerense Pampeana Sur, pero dependiendo de sí mismo (debe ganar los dos partidos que le quedan) para clasificar entre los tres primeros que seguirán en carrera en busca de un ascenso al Federal “A”.
En ese contexto, la próxima fecha (penúltima), a jugarse el sábado, será decisiva para las aspiraciones de los santarroseños, porque visitarán al escolta Huracán de Ingeniero White (13), al que podrían superar en la tabla en caso de conseguir una nueva victoria.
En tanto que el tercero Bella Vista (12), que ayer le ganó 2-0 como visitante a Deportivo Villalonga en el otro partido del grupo, recibirá el sábado al líder Liniers (16), que aún no está clasificado.

Eficacia cero.
All Boys jugó un buen primer tiempo. Dominó tiempos y espacios ante un rival que sabe lo que hace y que llegaba con la tranquilidad de estar cómodo en la punta. Pero no fue eficaz a la hora de pisar el área contraria. Jugó además casi media hora con superioridad numérica, pero tampoco lo supo aprovechar. Y por eso se fue al descanso masticando bronca.
Con paciencia, prolijidad en el medio (se nota un gran crecimiento de Tomás Arzer), mucha movilidad y llevando la pelota de un lado a otro, All Boys fue abriendo los caminos hacia el arco de Lucas Partal, logrando penetrar en una defensa con experiencia y que esperaba bien plantada cerca de su área.
Los espacios se ampliaron cuando Perotti vio la roja a los 16 minutos por un golpe sin pelota a Bruno Díaz, pero el local falló una y otra vez en los metros finales, por imprecisiones propias y por méritos del arquero visitante. Lo tuvieron Gutiérrez, Mauro Barreiro, Tenca Hernández, Diego Reina, Matías Sosa y Brian Ramírez, pero ninguno acertó.
A los 43, cuando todo era del local, Sosa vio la segunda amarilla por una falta y se emparejaron los números. Y Liniers casi se va a los vestuarios en ventaja por una contra de Matías Soto Torres, pero Boto tuvo su primera intervención importante para mantener el cero.

Tres “goles”.
El complemento se inició con All Boys empujando, como en la primera parte, pero la experiencia de Liniers comenzó a hacer su trabajo, bajando el ritmo, cortando el juego y llevando las acciones lejos de su arco.
Las fuerzas locales parecían disminuir con el correr de los minutos, hasta que a los 22 una buena combinación entre Barreiro y Tenca Hernández derivó en un gran centro de Ramírez y una definición de Carrasco llegando por el segundo palo para lograr el 1-0.
El tanto llegó en el momento justo, tanto como la atajada de Boto unos minutos después, y por eso también se gritó como un gol: centro desde la izquierda, fallan los centrales locales y la pelota le queda al goleador Julio Acosta, que define muy bien pero se encuentra con un manotazo espectacular del arquero.
El valor de lo hecho por el Loco en su arco fue aún mayor dos minutos después, cuando Barreiro le puso un pelotón a la carrera de Gutiérrez, quien dejó en el camino a Nicolás Ballestero y definió con clase para el 2 a 0. Así, de arco a arco, All Boys construyó un triunfo clave que le permite soñar con la clasificación.