Una noche completa para Racing

Racing Club venció a San Martín de San Juan 3-1 en un encuentro lleno de emociones que tuvo lugar en Avellaneda, y quedó a un punto del líder del Torneo Inicial, Boca Juniors. El cuadro que dirige Luis Zubeldía sumó 11 unidades y se ubica segundo junto a Arsenal, Newell’s Old Boys y Colón de Santa Fe.
El juvenil Luciano Vietto hizo los tres goles de Racing, que terminó en inferioridad numérica por la expulsión de Jorge De Olivera, en tanto Claudio Riaño anotó para el equipo sanjuanino, que perdió los cinco partidos y cuyo entrenador, Facundo Sava fue cesanteado anoche por la dirigencia. La noche fue completa para Racing, porque a los 45′ Agustín Pelletieri tuvo que ir al arco por la expulsión de De Olivera, y le atajó en gran forma un penal a Caprari.
Si bien el anfitrión tuvo la iniciativa desde el comienzo, el primer tiempo fue sumamente trabado y desprolijo. San Martín planteó una férrea presión en el mediocampo y acorraló allí el juego, que pronto devino en fricción e imprecisiones.
Cada vez que La Academia lograba hacer pie en territorio contrario, sus jugadas eran cortadas por faltas estratégicas. San Martín esperaba, especulaba, luchaba y trataba de lastimar al rival de contragolpe.
La etapa inicial se agotaba sin brillo hasta que, a los 40 minutos, el joven Vietto recibió la pelota en tres cuartos de cancha y se animó a patear al arco frente a la defensa rival, que lo esperaba al borde del área; el esférico rebotó en el vértice del ángulo derecho y se metió en la red.
Pero dos minutos después de la reanudación, Agustín Pelletieri jugó imprudentemente una pelota en una posición frontal a su arco y propició la réplica de Riaño, quien fusiló a De Olivera reestableciendo la igualdad. Así se retomó la feroz disputa del balón en terreno neutral, mas en el complemento Racing consiguió eludirla e ir en búsqueda de los tres puntos que le permiten meterse en la pelea por el título.
A los 14, Pillud abrió el camino por la derecha y efectuó un centro preciso que el mismo Vietto acomodó junto al palo derecho con la cabeza. El segundo tanto fue un golpe de nocaut para el verdinegro, que venía de cuatro derrotas al hilo, y el tercero no demoró mucho. Fue Pelletieri quien, a los 24, repitió el desborde por derecha y tiró un centro que Villar bajó con categoría para que Vietto definiese con eficacia una vez más, sellando el merecido triunfo.
Sin embargo, aún faltaba el desenlace: a los 43, De Olivera vio la tarjeta roja por haber derribado a Riaño dentro del área como último recurso. Como Zubeldía ya había agotado los cambios, Pelletieri fue al arco y se dio el gusto de atajarle un penal a Gastón Caprari. Noche completa.

Ganó Argentinos.
En el otro partido de ayer, Argentinos Juniors se encontró con su segundo triunfo en el torneo Inicial, esta vez ante Quilmes por 1-0, gracias a un error del arquero local Emanuel Trípodi que posibilitó el gol de Leandro Barrera. Esa equivocación, a los 28 del complemento, fue lo que marcó la diferencia entre ambos conjuntos en un encuentro que tuvo que detenerse durante varios minutos sobre el epílogo porque desde la parcialidad local arrojaron objetos que no dejaban ejecutar un saque de esquina a Leonel Núñez. (DyN)