Uruguay, con sus figuras, ante Egipto

Con la camiseta de favorito y su dupla de ataque Suárez-Cavani afilada arranca el Mundial para Uruguay, enfrentando a un Egipto que finalmente contará con el regreso de su gran estrella Mohamed Salah, tras su lesión en la final de la Liga de Campeones.
Uruguay dejó en la mañana de ayer su remanso de paz en Nizhni Nóvgorod -donde levantó su campamento base- para instalarse en Ekaterimburgo. Hoy a las 9 comenzará a medir sus posibilidades en una Copa en la que se permite soñar.
Ante Egipto el equipo charrúa tiene el desafío de quebrar su historia y empezar con el pie derecho su camino mundialista. En Brasil una sorpresiva derrota inicial ante Costa Rica puso a prueba al equipo, un plato que no quieren repetir en Rusia.
Un triunfo ante los africanos afirmarían las sensaciones de un equipo sudamericano que sin ser uno de los grandes candidatos al título admite que tiene armas para soñar en una Copa del Mundo que emule o supere su andar en Sudáfrica, donde alcanzó el cuarto puesto, también con Tabárez como director.
En la antesala del choque todos los caminos conducen a Salah. Su caída en la final de la Champions League por una lesión de hombro cortó el aliento de todo Egipto que sigue a sol y a sombra la recuperación de su faraón y mantiene la esperanza que esté ante Uruguay desde el minuto 1.
El duelo marcará el choque de dos viejos zorros de la dirección técnica de Sudamérica. Tabárez en su cuarto Mundial con Uruguay, el tercero consecutivo, medirá fuerzas con Héctor Cúper, otro amante del sacrificio y el orden defensivo. (NA)