Inicio Deportes "Vine a jugar al fútbol y estoy cumpliendo un sueño"

«Vine a jugar al fútbol y estoy cumpliendo un sueño»

PAMPEANA SE SUMA A VELEZ PARA LA PRIMERA B DEL FUTBOL FEMENINO

La joven Carolina Echeverría formará parte del plantel de primera división de fútbol femenino del Club Atlético Vélez Sarsfield, que se prepara para afrontar el torneo de la Primera B.

Hace pocos días fue confirmada dentro del equipo tras una serie de pruebas que comenzaron los primeros días de febrero. «Yo vine acá a jugar al fútbol», dijo la futbolista en diálogo con LA CHUECA al momento que contó que está entrenando con primera integrándose al grupo. «Estoy muy contenta porque es un sueño, todavía lo estoy procesando porque es muy loco para mí», agregó.

La joven que se inició en Dorila, de donde es oriunda, y que hoy cumple 24 años, contó que siempre quiso jugar al fútbol aunque, hasta este año, lo veía un «poco lejos».
«El grupo de Vélez me integró enseguida y me hicieron sentir muy bien», dijo, y agregó: «La exigencia que hay acá es increíble, es un mundo totalmente distinto al que se vive en La Pampa y eso a mí me encantó».

La futbolista pampeana contó que deberá adaptarse tanto física como técnicamente al fútbol 11, ya que en la provincia los campeonatos que se jugaban eran bajo la modalidad de fútbol 8. «Veníamos compitiendo en modalidad de ocho jugadoras y muy pocas veces hacíamos fútbol tradicional», dijo. «Para mí es todo nuevo», agregó.

En El Fortín, tras ganar la Primera C y lograr el ascenso, el fútbol femenino sigue siendo amateur. «Por ahora nos bancamos nosotras, el club está creciendo pero la actividad sigue siendo amateur», sostuvo, y sumó: «Esperemos que pronto se profesionalice».

«Es un sacrificio grande pero esto es paso a paso. Integrar un club tan grande como Vélez es un montón y se abren muchas puertas», dijo notablemente emocionada.

Pruebas en Vélez.
La oportunidad de llegar a Capital Federal llegó tras una serie de pruebas a las que asistió junto a su entrenadora Rosa Rojas. «Mi profesora tenía varios clubes en carpeta y, por comodidad por mi trabajo, la de Vélez fue la que mejor se adaptó», contó.

La pampeana tuvo su primera prueba el 9 de febrero y fue citada para una segunda convocatoria el 18. «Nos volvimos a La Pampa y, otra vez con mi profesora y en su auto, vinimos a la prueba», contó. «Desde ese día me instalé en Buenos Aires y en el transcurso de esta semana me confirmaron que iba a formar parte del plantel después de 20 días a prueba», agregó.

De esta manera, la pampeana armó su bolso cargado de ilusiones y partió rumbo a Buenos Aires a cumplir un sueño. Carolina contó la charla que tuvo con su familia a la hora de decidir buscar y probar suerte con el fútbol. «Cuando le dije a mi familia no le gustó demasiado que me venga sola, pero están muy contentos», contó. Y sumó: «En mi casa son todos muy del deporte así que están igual o más felices que yo».

«Mi familia y mis amigos son fundamentales para yo esté acá porque siempre estuvieron al pie del cañón», agregó.

Un estilo de vida.
Echeverría vive el fútbol desde muy chica. Allí, en Dorila, comenzó jugando la Liga Municipal. «En ese momento sentía que la gente me señalaba porque era una novedad que una chica esté jugando entre los varones. Por suerte se naturalizó y ahora hay grupos de chicas por todos lados», señaló.

Además contó los sacrificios que realizó para poder jugar: «Siempre tenía que viajar para poder jugar porque en mi pueblo no había fútbol femenino. Jugué en Ferro pero empecé con las chicas de Agustoni. Mi profesora siempre fue Rosa Rojas y donde iba ella íbamos nosotras».

Dentro de la Liga Municipal había chicas de Mirasol y Agustoni, aunque eran contadas las futbolistas. «En Agustoni se formó un lindo grupo de fútbol femenino», cerró.

El fútbol femenino en La Pampa
La Pampa está trabajando para integrar el fútbol femenino bajo el ala de las ligas Pampeana y Cultural. Ambas entidades llamaron a reunión para determinar quiénes son los interesados en participar en un futuro torneo.

En relación a esto, la futbolista de Vélez destacó: «Está bueno que el fútbol femenino crezca, pero se necesita poner voluntad desde los dos lados». Echeverría agregó: «No es solo trabajo de la institución integrando el femenino, sino también el sacrificio es por parte de las jugadoras».

En este sentido, remarcó que «cuesta mucho porque la jugadora se tiene que poner en el compromiso de entrenar para jugar una competencia».
«Estamos acostumbradas a ir derecho a jugar y no es así porque de esa forma no vamos a crecer. Tenemos que empezar desde el entrenamiento, la responsabilidad y todo lo que conlleva formar parte de un equipo para luego sí ir a una competencia», sostuvo. «Cuesta mucho encontrar eso que ojalá se vaya naturalizando», concluyó.