Inicio El Mundo A 50 años de la llegada del hombre a la Luna

A 50 años de la llegada del hombre a la Luna

Hace 50 años, los estadounidenses Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convirtieron en los primeros seres humanos en pisar la Luna, hazaña que vieron por televisión unas 500 millones de personas en todo el mundo.

El módulo lunar (LEM), conocido como el Eagle, alunizó a las 20H17 GMT del 20 de julio de 1969, aunque algunos documentos de la Nasa indican que fue un minuto más tarde, a las 20H18 GMT.

Poco más de seis horas después, a las 02H56 GMT, el comandante Armstrong posó su pie izquierdo en la superficie lunar y pronunció la frase por la que siempre iba a ser recordado: «Es un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad».

«En retrospectiva, llegar a la Luna no era solamente nuestro trabajo, era una oportunidad histórica para demostrarle al mundo el espíritu positivo de Estados Unidos», tuiteó Edwin «Buzz» Aldrin, de 89 años, antes de subir a un avión con destino al Centro Espacial Kennedy, en Florida, desde donde despegó el 16 de julio de 1969. «El día de hoy les pertenece a ustedes», agregó.

La NASA lleva semanas preparando la celebración del aniversario con numerosas exposiciones y eventos en los centros espaciales de Florida (Kennedy) y de Houston, en Texas (Johnson).

Los festejos han reanimado el debate público del proyecto actual de la agencia espacial, bautizado como Artemisa, para regresar a la Luna en 2024.

Proyecto Artemisa.

Pero el futuro de Artemisa -bautizado en honor a la diosa griega, hermana melliza de Apolo- dependerá de la voluntad del Congreso para aumentar el presupuesto de la Nasa, de unos 21.000 millones de dólares por año, algo que parece poco probable.

La elección presidencial de noviembre de 2020 podría también resultar clave para la suerte del proyecto, que entre sus objetivos figura colocar por primera vez a una mujer en la superficie lunar.

Muchos expertos, incluidos algunos dentro de la NASA, consideran que la fecha fijada por el gobierno de Donald Trump es inalcanzable. Tanto el cohete como la cápsula para la tripulación y la estación orbital, elementos clave de la misión, han sufrido atrasos y falta mucho para que estén listos para volar.

Tanto Aldrin como Michael Collins, el tercer tripulante del Apollo 11 que permaneció en órbita alrededor de la Luna, han participado de este debate, llevando agua para el molino de Trump, quien ha criticado a la agencia espacial. Armstrong murió en 2012.

Entrevistado el viernes por Fox News, la cadena de noticias favorita del mandatario, Aldrin se mostró crítico con la NASA: «No hemos desarrollado los cohetes ni las naves de alto desempeño necesarias».

Trump recibió el viernes a los dos astronautas del Apollo 11 en el Salón Oval de la Casa Blanca, y aprovechó la ocasión para contradecir al jefe de la agencia espacial NASA, Jim Bridenstine, también presente.

Tras explicar Bridenstine las razones técnicas por las cuales es preciso volver a la Luna antes de intentar posar seres humanos en Marte, Trump preguntó a Collins qué pensaba al respecto, el veterano de 88 años respondió sin dudar: «Marte directo».

«Me parece que es directo a Marte, ¿quién sabe más que estas personas?» dijo entonces Trump, quien declaró recientemente que su objetivo es plantar bandera en el planeta rojo, algo que la NASA tiene previsto hacer en la década de 2030.

Promesas lunares.
«Mi administración tiene el compromiso de restablecer el dominio y el liderazgo de nuestra nación en el espacio por los siglos venideros», dijo Tump en un mensaje divulgado el sábado por la Casa Blanca.

El vicepresidente Mike Pence, a quien Trump puso a cargo del tema espacial, pronunciará más tarde un discurso en el centro Kennedy, desde donde despegaron Armstrong, Aldrin y Collins, todos nacidos en 1930.

La última alocución de Pence sobre el espacio, en marzo, convulsionó a la NASA: anunció un adelanto del programa para el regreso de astronautas a la Luna de 2028 a 2024.

Desde el final del programa Apollo, que posó a la última dupla de astronautas en el satélite en diciembre de 1972, varios presidentes han anunciado el relanzamiento del programa espacial estadounidense.

Hace treinta años exactamente, en ocasión del vigésimo aniversario de la llegada del Apollo 11 a la Luna, el entonces flamante presidente George H.W. Bush prometió la instalación de una base lunar y una misión tripulada a Marte.

El objetivo, dijo Bush, era «restablecer la importancia de Estados Unidos como nación espacial». En enero de 2004, su hijo George W. Bush anunció un regreso a la Luna para 2020.

Pero la brecha entre las ambiciones y la realidad presupuestal condenó a esos proyectos. (NA).