Inicio El Mundo Absuelven a Lula por falta de pruebas en causa judicial

Absuelven a Lula por falta de pruebas en causa judicial

La Justicia de Brasil absolvió ayer al ex presidente Luiz Inácio «Lula» da Silva en uno de los casos de corrupción en los que había sido acusado por la Fiscalía de favorecer a las automotrices a cambio de sobornos, tras no hallar «evidencia adecuada» que demuestre su culpabilidad. La Corte Federal del Distrito Federal también absolvió al ex jefe de Gabinete Gilberto Carvalho, quien también fue secretario de Presidencia durante la primera gestión presidencial de Dilma Rousseff, y a otras cinco personas.
Según el veredicto decisión del juez federal Frederico Botelho de Barros Viana, la investigación no «demostró de manera convincente» cómo el ex presidente y su jefe de Gabinete «habrían participado en el contexto supuestamente criminal. Eso es porque, si bien existen elementos que demuestran el desempeño de la empresa de Mauro Marcondes («Marcondes & Mautoni») en cuanto a la extensión de beneficios fiscales a las empresas CAOA y MMC, no existe evidencia adecuada y ni siquiera mínimamente capaz de demostrar la existencia de un ajuste ilícito entre los imputados con el propósito de transferir montos a favor de Lula y Carvalho», expresa la sentencia replicada ayer por la cadena de noticias O Globo.

Supuestos sobornos.
En 2017, la Fiscalía había afirmado que Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, modificó, a cambio de supuestas coimas, una medida legislativa para favorecer a empresas del sector automotriz mediante una prórroga de sus beneficios tributarios por cinco años, acusación que finalmente resultó desestimada. Sin embargo, durante los alegatos finales, en mayo pasado, cambió de postura y solicitó la absolución de Lula.
«Es seguro, por tanto, concluir que la fiscalía carece de elementos que puedan sustentar, más allá de toda duda razonable, una posible sentencia condenatoria en contra de los imputados», ratificó ayer el magistrado. El proceso formó parte de la «Operación Zelotes», que desde el año 2015 estudia supuestas irregularidades en el CARF, departamento del fisco encargado de sancionar a los defraudadores de impuestos, y que también salpicó a varios importantes banqueros y políticos.
Lula, quien llegó a pasar 580 días en prisión por presuntas causas de corrupción, se vio favorecido este año por un fallo del Supremo Tribunal que anuló otras penas que pesaban en su contra y le confirmó la restitución de sus derechos políticos.
(Télam)