Inicio El Mundo Aerolíneas al borde del abismo

Aerolíneas al borde del abismo

UNA DEUDA GLOBAL DE 550 MIL MILLONES DE DOLARES

Con más de 60 días sin vuelos internacionales, las grandes compañías aéreas enfrentan la recesión más severa de su historia y corren riesgo de declararse en bancarrota. Varios países anunciaron programas estatales para salvar aerolíneas privadas con recursos públicos. En los últimos días, las dos empresas más importantes de Latinoamérica, la chilena Latam y la colombiana Avianca, presentaron pedidos en Nueva York para acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.
De acuerdo a un informe elaborado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la deuda de las aerolíneas internacionales aumentaría hasta un 28% para fines de 2020, hasta unos 550.000 millones de dólares, lo que supone un incremento de 120.000 millones de dólares sobre la deuda registrada en enero. «Las ayudas gubernamentales colaboran para mantener la industria a flote pero nuestro desafío será evitar que las aerolíneas se hundan bajo el peso de la cuantiosa deuda que está acumulándose», señaló el director general y consejero delegado de IATA, Alexandre de Juniac, citado por la agencia DPA.
Hasta ahora, los gobiernos comprometieron unos 123.000 millones de dólares en ayuda financiera, y la mitad (67.000 millones) tendrá que ser devuelto. «Más del 50% del alivio proporcionado por los gobiernos crea nuevos pasivos, pero menos del 10% se sumará al capital de las aerolíneas. Esto cambia totalmente el panorama financiero de la industria, más allá de cuánto se tarde en recuperar la demanda de los pasajeros», advirtió De Juniac.

Planes estatales.
Estados Unidos encabeza la lista de ayudas públicas para aerolíneas de la región, con aportes equivalentes a la cuarta parte de los ingresos anuales de 2019; seguido por Europa, con aportes por el 15% de esos ingresos, y Asia-Pacífico, con una asistencia del 10%. En Africa, Oriente Medio y América Latina la ayuda promedia apenas el 1% de los ingresos de 2019.
La crisis ya le pasó factura a las dos aerolíneas más grandes de América Latina. El martes, en Nueva York, Latam Airlines Group siguió los pasos de la colombiana Avianca Holdings y pidió acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos. Mientras tanto, los inversionistas observan con preocupación que los rendimientos de bonos vendidos por Aeroméxico y las brasileñas Gol y Azul, ya se negocian en contexto de estrés financiero.
Por ahora, la única salvación para aerolíneas al borde del abismo resultarían los paquetes de rescate como los implementados para las principales compañías estadounidenses y europeas. Pero los países latinoamericanos carecen de acceso al crédito, dejando a sus aerolíneas emergentes en clara desventaja.
En Alemania, el gobierno acordó una ayuda de 9.000 millones de euros para Lufthansa, a cambio de un 20 % de su paquete accionario, aunque sin voto en las reuniones de propietarios. La industria está reclamando desde créditos gubernamentales hasta exenciones fiscales, y actualmente hay negociaciones en curso con gobiernos como Colombia y Brasil, donde el estado ofrece uso 4.000 millones de reales (748 millones de dólares) en créditos.
Incluso Chile, cuyo gobierno rechazaba un rescate por la fuerte oposición social, terminó cambiando de posición, tras la presentación de Latam, y ahora evalúa cómo contribuir con un proceso de reorganización exitoso. México, en cambio, sigue desechando cualquier rescate estatal.
Los especialistas calculan que la demanda se recuperará muy gradualmente y las compañías perderán unos 18.000 mil millones de dólares por falta de pasajeros. «Las aerolíneas representan una de las industrias más afectadas y no sorprende que busquen protección por bancarrota», dijo Shamaila Khan, directora de deuda de mercados emergentes de Alliance Bernstein. Desde Nueva York, mostró optimismo sobre una intervención estatal a gran escala: «creo que los gobiernos ofrecerán apoyo de liquidez para que puedan continuar operando», señaló.