Inicio El Mundo Al borde del millón de muertes

Al borde del millón de muertes

CRECEN LOS CONTAGIOS DE COVID-19 EN EL MUNDO

El mundo sobrepasó ayer la barrera del millón de muertes por coronavirus, inmerso en gran parte en una nueva ola de contagios que ya superó los 33 millones, con nuevas medidas para frenar su avance que son rechazadas en general por la población y sin que se vislumbre todavía un final de la pandemia.
Según el registro en línea de la Universidad Johns Hopkins, a nueve meses de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmara la aparición de la enfermedad en Wuhan, China, el planeta acumulaba anoche 1.000.555 muertes registradas atribuidas a la Covid-19, con Estados Unidos, Brasil e India como los países con más fallecidos.
El epicentro de la pandemia sigue localizado en América, aunque en varios países las marcas van en descenso, pero la segunda ola es cada vez más fuerte en Europa, continente al que castigó con dureza en marzo y abril últimos en su primera y sorprendente aparición que arrasó con los mejores sistemas de salud pública del mundo y provocó un crecimiento exponencial de nuevos contagios y muertes, en muchos casos por la falta de atención de un servicio sanitario colapsado.

Europa.
En Europa, España lidera la incidencia, con 290,2 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, seguida por Francia (225,8), Bélgica (168,9) y Países Bajos (153,3), y sigue al frente también en casos acumulados (748.266), de acuerdo con el Ministerio español de Sanidad, citó la agencia de noticias EFE.
Si bien en América se registra un descenso, aunque lento, de casos diarios (aún por encima de los 100.000), en Europa el aumento es incesante y rápido, con jornadas próximas a los 80.000 contagios.
El dato positivo es que se contabilizan menos fallecimientos en esta segunda oleada del coronavirus en Europa (menos de 1.000 al día, hasta los 234.000), frente a la estabilidad de este indicador en América (con casi 550.000 defunciones totales, en algunas jornadas más de 3.000).
En España preocupa especialmente la situación de Madrid, donde desde ayer más de un millón de personas están sometidas a un semiconfinamiento (sólo pueden salir de su zona para ir al trabajo, a centros educativos, médicos o por razones de fuerza mayor).
Sin embargo, el gobierno de España amenazó con hacer «lo que haga falta» si el ejecutivo de Madrid no toma medidas contundentes para frenar el avance descontrolado del virus en la capital, epicentro de la epidemia en el país.
Francia es después de España el estado comunitario más afectado, cerca de 543.000 casos (más de 4.000 en un día) y casi 32.000 muertes (81 en veinticuatro horas).
En Alemania, con más de 285.000 positivos y unas 9.500 defunciones, la canciller Angela Merkel teme un pico de hasta 19.200 contagios diarios para Navidad.
El lunes se supo que unas 900 personas de un colegio de Bielefeld (noroeste de Alemania), entre alumnos y profesores, están en cuarentena después de que se detectasen varios casos tras una fiesta familiar.
Para intentar poner freno a las infecciones, en Inglaterra se multa a quienes no acaten la cuarentena tras dar positivo o haber estado en contacto con alguien con coronavirus y, a partir del miércoles, en el noreste de la región estarán prohibidos los encuentros de personas de distintos domicilios en espacios interiores.

India.
En tanto, India, que superó los 6 millones de positivos y más de 95.500 muertes, registra el ritmo más rápido de contagios en el planeta, con más de 82.000 en las últimas veinticuatro horas, casi el doble que Estados Unidos.
Este rápido aumento de casos hace temer que el gigante asiático se convierta en las próximas semanas en el país más afectado del mundo, sin contar que estudios de seroprevalencia llevados a cabo en las grandes urbes indias alertan de que las cifras reales podrían ser muy superiores a las oficiales.
La India desbancaría así a EE.UU, que superó el domingo los 204.700 muertos y 7,1 millones de casos de la Covid-19 (32.500 más en un día), conforme al recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins. (Télam)