Aldea Global (03-11-2016)

EXPLOSION – Beijing – Los 33 mineros que seguían desaparecidos tras la explosión de una mina en Jinshangou, en la provincia china de Chongqing, fueron hallados muertos, indicó ayer la prensa oficial. Los últimos 15 cuerpos fueron recuperados a la mañana, según la agencia Xinhua. Sólo dos trabajadores salieron vivos de la explosión del lunes. Aunque todavía se desconoce la causa del accidente, las investigaciones preliminares demostraron que la mina producía en exceso, estaba mal ventilada y tenía equipamiento insuficiente y en mal estado. Las instalaciones de esta mina privada tiene autorización para producir 60.000 toneladas de carbón al año. (AFP)

EMBOSCADA – Washington – Dos policías del estado Iowa (Estados Unidos), fueron asesinados a tiros ayer en sendas emboscadas cuando estaban en el interior de sus vehículos, informaron las autoridades. “No parece que haya habido ninguna interacción entre estos oficiales y el cobarde que les disparó estando sentados en sus coches”, dijo el sargento Paul Parizek, de la ciudad de Des Moines, en una rueda de prensa. El primer agente fue encontrado muerto en Urbandale, en la periferia de Des Moines, la capital del estado. El segundo policía, que había respondido a una llamada de emergencia por disparos, falleció tras haber sido trasladado a un hospital, según fuentes médicas. (AFP)

REPRESION – San Pablo – La Policía Militar de San Pablo, Brasil, hirió ayer con un balazo de goma a una fotógrafa de un diario local a pesar de que la Justicia prohibió el uso de ese tipo de proyectiles y de que la ONU analiza una denuncia de violencia policial contra manifestantes en este país. La policía hirió en el abdomen a la reportera gráfica Marlene Bergamo, del diario Folha de San Pablo, mientras cubría el desalojo de un predio ocupado por familias sin techo. Bergamo declaró que recibió un disparo luego de identificarse como una profesional de prensa y haber alzado los brazos ante la proximidad de los efectivos de la policía paulista. (Télam)

CORRUPCION – Pretoria – La Defensoría del Pueblo de Sudáfrica publicó un informe que implica al presidente del país, Jacob Zuma, en actividades ilegales para la concesión de contratos públicos a una familia de empresarios y que desató una ola de protestas populares exigiendo su renuncia. El documento, que ordena la apertura de una investigación en un plazo de 30 días, fue publicado ayer y recopila numerosas denuncias de maniobras del presidente y varios ministros y cargos públicos sudafricanos para garantizar a esta familia de empresarios, los Gupta, acceso a lucrativos contratos en minería, armamento o transportes. (Télam)

Compartir