Aprobaron enmienda

BRASIL QUIERE CONGELAR GASTOS

La Cámara de Diputados de Brasil aprobó anoche por 359 votos contra 116 y giró al Senado una enmienda de la Constitución que congela por 20 años el gasto público, una medida inédita en el mundo según el FMI y que llega en medio de un choque de acusaciones entre los poderes del Estado, sobre todo luego de un allanamiento registrado en la cámara alta.
La votación del segundo turno de la enmienda constitucional que implementa el sistema de ajuste de gastos por dos décadas en Brasil fue repudiada por movimientos estudiantiles en al menos 15 estados, con más de 1.000 colegios tomados y universidades ocupadas en rechazo a la medida.
La discusión en Diputados fue acalorada, aunque ya con el resultado puesto, porque hace tres semanas el oficialismo tuvo 366 votos a favor de la enmienda constitucional 241.
Según el reglamento, la enmienda debe pasar por dos turnos en Diputados: y el gobierno lo obtuvo con holgura anoche, aunque con un apoyo menor al esperado.
Ahora, a partir del 14 de diciembre deberá tratar la enmienda constitucional el Senado, donde el gobierno sostiene que tiene la misma mayoría con la cual fue destituida Dilma Rousseff de la presidencia.
El diputado y pastor evangelista Marco Feliciano, aliado personal de Michel Temer y del detenido Eduardo Cunha, ex titular de la cámara, afirmó que “el pueblo brasileño debe votar la enmienda constitucional como en los años noventa apoyó el Plan Real, que estabilizó la economía” en la gestión de Fernando Henrique Cardoso.
Del otro lado, Maria do Rosario Nunes, del Partido de los Trabajadores, opositor, sostuvo que esta enmienda constitucional “hipoteca a varias generaciones con recortes en gastos de salud y educación y es perversa con las clases bajas que necesitan del Estado”.
Por otra parte, el oficialismo insistió que la medida fue una vacuna contra el déficit fiscal del gobierno de Dilma Rousseff, suspendida en mayo y destituida en agosto, aunque Ivan Valente, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), denunció que en el proyecto está excluido de recortes el gasto para el pago de intereses de la deuda pública y los tenedores de bonos, la mayoría internos.
Temer ofreció una cena a legisladores junto con el titular de Diputados, Rodrigo Maia, para
buscar respaldo político. (Télam)

Compartir