Argentinos murieron en EE.UU.

UN HOMBRE ATROPELLO A OCHO PERSONAS EN NUEVA YORK

La Cancilleria argentina confirmó que entre las víctimas del ataque en Nueva York habia cinco ciudadanos argentinos. Las víctimas fatales habían viajado a Estados Unidos para celebrar el 30 aniversario de egresados de un colegio de Rosario.
Cinco argentinos fallecieron y otro resultó herido en el ataque perpetrado ayer en Nueva York por un hombre que atropelló con su camioneta a un grupo de peatones y ciclistas y dejó en total ocho muertos y 12 heridos, confirmó anoche la Cancillería.
Las víctimas fatales fueron identificadas como Hernán Mendoza, Diego Angelini, Alejandro Pagnucco, Ariel Erlij y Hernán Ferruchi, y el herido, que estaba fuera de peligro, es Martín Marro.
Todos ellos, oriundos de Rosario, estaban de viaje en Nueva York celebrando el 30 aniversario de su egreso como estudiantes secundarios de la Escuela Politécnica de esa ciudad santafesina, precisó la Cancillería.
La nota, en la que el Gobierno “expresa sus más sinceras condolencias” por el hecho, aclara que el Consulado argentino en Nueva York seguía “trabajando en permanente contacto con las autoridades policiales y el centro hospitalario que recibió al afectado, así como con los familiares en la Argentina”.

Cancillería.
La Cancillería argentina informó en un comunicado que “ciudadanos argentinos” se encontraban entre los fallecidos. Posteriormente, el cónsul general de Argentina en Nueva York, Mateo Estremé, confirmó a medios locales que tres argentinos murieron y que hay otro internado que se encuentra estable. En tanto, agregó el diplomático, se busca determinar la situación de otros dos.
El presidente Mauricio Macri se declaró por Twitter “profundamente conmovido por las trágicas muertes de esta tarde en NY. Nos ponemos a disposición de los familiares de las víctimas argentinas”. Y agregó: “Volvemos a hacer un llamado de paz para que estos horrores terminen. #NuevaYork”.
En tanto, Estremé informó que “estamos en comunicación con todas las agencias y con los argentinos en la ciudad”. El cónsul detalló que las víctimas fatales conformaban un grupo de diez personas de las que cuatro resultaron ilesas pero se encontraban en estado de shock y acompañados por personal del consulado.

El hecho.
El atentado, que autoridades estadounidenses calificaron como terrorista y el presidente Donald Trump como producto de una persona “muy enferma”, tuvo lugar por la tarde en una bicisenda del sur de Manhattan, cuando un hombre que conducía una camioneta atropelló a varios transeúntes y ciclistas.
El atacante, de 29 años, fue baleado, herido en el abdomen y detenido por la policía tras salir del vehículo con dos pistolas en cada mano que resultaron ser falsas, indicó el comisario de la Policía de Nueva York James O’Neill en una conferencia de prensa junto al alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, y el gobernador del estado, Andrew Cuomo.
El autor del atentado, cuya identidad no fue revelada, se encontraba hospitalizado anoche y no se brindaron detalles sobre su condición.
Testigos del ataque describieron escenas de pánico y sangre, con gente gritando del miedo y la bicisenda cubierta de cuerpos y bicicletas arrolladas.
Aunque el ataque no fue reivindicado, el modus operandi remite a los atropellos masivos que el grupo islamista radical Estado Islámico perpetró en ciudades como Niza, Berlín y Londres en los últimos años.

La Policía de Nueva York dijo que el vehículo, una camioneta alquilada de la compañía Home Depot, circulaba por una calle del Bajo Manhattan cuando subió a una bicisenda situada al borde del río Hudson y atropelló a varias personas.
El conductor continuó su travesía hasta chocar con un ómnibus escolar, e hirió a otros dos adultos y dos niños. Todos los heridos fueron trasladados a un hospital y, pese a que su estado de salud es grave, se encuentran fuera de peligro.
Testigos citados por la cadena de noticias CNN afirmaron que el atacante gritó en árabe “Allahu akbar” (Dios es el grande), la clásica arenga de los islamistas radicales.
O’Neill dijo que el conductor hizo una declaración al bajar del vehículo y, aunque no precisó lo dicho, aseguró que la proclamación les hizo deducir que se trataba de “un acto de terrorismo”.
Los servicios de emergencias y las fuerzas seguridad se encuentran en la zona, en donde se instaló un cordón policial para llevar a cabo la investigación. Por el momento, se cree que el conductor actuó solo y no hay indicios de que haya otro tipo de amenaza en la ciudad estadounidense. (Télam)