Asumió el nuevo Ejecutivo

EL GOBIERNO MAS FEMENINO EN LA HISTORIA DE ESPAÑA

El nuevo gobierno del presidente socialista Pedro Sánchez, el primero de mayoría femenina de la historia y cuya composición destaca por el perfil social y por su fuerte carga simbólica en carteras estratégicas como Economía, Exteriores y Ciencia, tomó posesión ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela de Madrid.
Como ya ocurrió con la jura del flamante jefe del Ejecutivo español, los 17 integrantes del gabinete socialista prometieron sus cargos en una ceremonia sin símbolos religiosos, sólo con la Constitución sobre el atril.
La vicepresidenta y ministra de Igualdad, Carmen Calvo, fue quien primero prometiendo mantener en secreto las deliberaciones del “consejo de ministras y ministros”, haciendo un guiño al predominio femenino del gobierno.
Sánchez nombró el primer gabinete de mayoría femenina de la historia de la democracia en España, con 11 mujeres, entre ellas la vicepresidenta, y 6 hombres, muchos de ellos con perfiles técnicos, y algunos sin vinculación partidaria pero muy conocidos por la ciudadanía española por su destacada labor profesional.
El líder socialista dejó claro con sus nombramientos cuáles son sus objetivos, enviando mensajes a sus interlocutores, especialmente en lo que respecta al conflicto secesionista de Cataluña o los compromisos de España con la Unión Europea en materia económica.

En minoría.
No obstante, Sánchez tendrá que gobernar en minoría, con 84 diputados, y algunas de sus elecciones ya le valieron un enfrentamiento con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuyo apoyo fue clave para que el líder socialista llegara a la presidencia a través de la moción de censura contra el conservador Mariano Rajoy, y será fundamental para su estabilidad.
“Pasar por La Moncloa con el gobierno mas débil de la historia de España probablemente va a ser un calvario para Pedro Sánchez”, lanzó en la cadena TVE Pablo Iglesias, el líder de Podemos, partido que exige más “política social”.
“Claro que va a haber crispación” en la legislatura, auguró por su lado Aitor Esteban, portavoz de los nacionalistas vascos del PNV.
Para garantizar “la estabilidad”, Sánchez se comprometió a gobernar lo que queda de 2018 con el presupuesto elaborado por el conservador Partido Popular y pendiente de tramitación en el Senado, que incluye un aumento de entre el 1% y el 3% de las pensiones más modestas e incrementos salariales para funcionarios.

Desafío.
Una de los primeros retos del nuevo gobierno será abordar el asunto de Cataluña, que acaba de recuperar su autonomía suspendida tras la fallida declaración de independencia en octubre pasado. En Barcelona, el gobierno separatista catalán, indicó esperar que se pueda producir una reunión entre Sánchez y el presidente regional Quim Torra, un independentista del ala dura que sigue preconizando una República Catalana. (Télam-AFP)