Atentado dejó 45 muertos

LUTO NACIONAL EN TURQUIA POR EL ATAQUE AL AEROPUERTO

Turquía declaró ayer “luto nacional” tras el ataque perpetrado el martes en el aeropuerto internacional Atatürk de Estambul, elevó a 45 la cifra de muertos e insistió en que todo apunta a que la masacre fue cometida por los yihadistas del Estado Islámico (EI), pese a que aún no fue reivindicada por ningún grupo.
“Seguimos pensando que ha sido el Estado Islámico”, reiteró el primer ministro turco, Binali Yildirim, quien el martes a la noche había anticipado que los “primeros indicios” hacían pensar en una acción de la milicia extremista sunnita a la que Turquía bombardea en la vecina Siria como parte de una coalición internacional.
“La investigación señala que ha sido el Estado Islámico, y en pocos días haremos públicos los nombres y detalles de los terroristas”, prometió el mandatario en declaraciones a la cadena de noticias turca NTV.
Tres atacantes suicidas armados con fusiles y chalecos explosivos abrieron fuego el martes por la noche contra decenas de civiles en la terminal de arribos del aeropuerto Atatürk, el mayor de Turquía y uno de los dos de Estambul, antes de inmolarse detonando sus bombas al ser tiroteados por fuerzas de seguridad.
Con Turquía conmovida por el enésimo atentado en el último año, Yildrim precisó ayer que uno de los atacantes se voló por los aires en la entrada de la terminal, donde existen fuertes controles, y que otros dos los hicieron en su interior.
“Cuando los terroristas fueron incapaces de pasar el sistema de seguridad, cuando no pudieron pasar los escáners, los controles policiales y de seguridad, regresaron y sacaron sus armas de sus valijas y abrieron fuego de manera indiscriminada contra el control de seguridad”, señaló el premier.
Medios turcos, citando a funcionarios del Ministerio del Interior y otras fuentes de seguridad no identificadas, afirmaron que los tres atacantes llegaron en taxi hasta la terminal de arribos.
El primer asaltante ingresó al gran edificio, abrió fuego y luego se inmoló cerca de una de las máquinas de rayos X, dijeron los medios.
Aprovechando el caos, un segundo atacante subió por las escaleras al nivel superior, donde está la terminal de partidas del aeropuerto internacional, y detonó su cinturón bomba.
El tercer atacante se quedó esperando afuera, donde estacionan los autos, e hizo explotar su
bomba cuando la gente huía despavorida, agregaron los medios.

Víctimas.
La agencia de noticias estatal turca Anatolia informó que la cifra total de muertos, incluyendo a los atacantes, subió a 45. Más temprano, la oficina del gobernador de Estambul dijo en un comunicado que 41 personas -sin contar a los atacantes- habían muerto y 239 resultaron heridas en el triple atentado.
Entre los muertos figuran 10 extranjeros y tres personas con doble nacionalidad, mientras que 109 de los heridos ya fueron dados de alta, agregó el comunicado.
Graciela Ratto, funcionaria del consulado argentino en Estambul, informó que no había víctimas argentinas y que habían tomado contacto con 33 compatriotas que se encontraban en la terminal aérea para hacer diferentes transferencias con otros vuelos y que todos se encontraban “en perfecto estado”.
Los embajadores en Turquía de Palestina y de Arabia Saudita dijeron que una mujer palestina y seis ciudadanos sauditas murieron en el ataque.
Funcionarios turcos citados por los medios bajo condición de anonimato agregaron que entre los fallecidos había además dos iraquíes, un tunecino, un uzbeko, un chino, un iraní, un ucraniano y un jordano.

Investigación.
Los servicios de inteligencia y la policía trabajaron en la reconstrucción del ataque revisando imágenes de las cámaras de seguridad y analizando las declaraciones de los testigos, en un intento por establecer una línea temporal y los detalles del ataque, el séptimo en lo que va del año, dijeron fuentes de seguridad.
Desde ayer temprano, equipos especializados empezaron a retirar los escombros dejados por el ataque en la terminal destruida, informó el diario Hurriyet.
El aeropuerto reabrió parcialmente, aunque la zona de arribos internacionales permanecía cerrada y varios vehículos de emergencias permanecieron en el lugar en medio de una intensa presencia policial.
Las pantallas informativas de la terminal aeroportuaria mostraban las cancelaciones de al menos un tercio de los vuelos previstos, así como retrasos en algunos trayectos. (Télam)

Compartir