Ayer murió “Garganta Profunda”

Cuando era el número dos del FBI, Felt que informó a Bob Woodward sobre la participación del presidente norteamericano en el escándalo del Watergate. Su contribución desmoronó al gobierno.
“Garganta Profunda”, el informante secreto del caso Watergate que en 1974 provocó la renuncia del presidente estadounidense Richard Nixon, murió a los 95 años de edad.
Tal como en aquella ocasión, fue el Washington Post el que dio a conocer la noticia.
Mark Felt, “la fuente anónima más famosa de la historia” de Estados Unidos, murió ayer mientras dormía en una residencia para enfermos terminales en California, informó Bob Woodward, uno de los dos periodistas del diario que reveló el escándalo Watergate.
La ayuda de Felt, entonces director adjunto del FBI, fue crucial para la investigación que Woodward y Carl Bernstein llevaron adelante para descubrir cómo el gobierno de Nixon estuvo involucrado en acciones de espionaje contra la sede del Comité Nacional Demócrata en el capitalino Hotel Watergate.

El caso.
El escándalo -que comenzó con la detención de un grupo de supuestos ladrones en el citado hotel en 1972, que luego se supo eran espías- y los intentos de la Casa Blanca por cubrirlo llevaron en última instancia a que Nixon se convirtiera, en 1974, en el primer presidente estadounidense en renunciar al cargo.
“Soy el hombre al que solían llamar Garganta Profunda”, dijo Felt a los 91 años a su abogado John O’Connor, según la carta que el profesional envío a la revista Vanity Fair en 2005, lo cual fue ratificado luego por Woodward en las páginas del Washington Post.
Por años el público especuló y discutió acerca de la identidad de “Garganta Profunda”.

Fundamento.
Felt fue designado subdirector asociado, el tercer cargo en el FBI, en 1971, pero se desilusionó cuando Nixon nombró a Patrick Gray para dirigir la agencia después de la muerte de Edgar Hoover en 1972.
“El sintió que estaba protegiendo a la oficina (FBI) al encontrar una manera, aunque fuese clandestina, de entregar más información de las entrevistas y archivos del FBI al público, para ayudar a crear la presión pública y política para que Nixon respondiera ante el pueblo”, escribió Woodward.
Y agregó: “El no sentía más que desprecio por la Casa Blanca de Nixon y sus esfuerzos por manipular a la oficina (FBI) por razones políticas”.
Mark Felt había nacido el 17 de agosto de 1913 en Twin Falls, y posteriormente llegó a Washington como miembro del personal del Capitolio, luego trabajó en la Comisión de Comercio Federal antes de unirse al FBI en 1942.
Sirvió en la sección de espionaje del FBI durante la Segunda Guerra Mundial y posteriormente ocupó varios cargos y supervisó algunas de las primeras investigaciones del FBI contra el crimen organizado.
Tras su jubilación, su colaboración con los periodistas del Washington Post se mantuvo en secreto hasta 2005, cuando se descubrió su identidad y que vivía en una residencia para ancianos con enfermedades terminales de California, casi en el extremo opuesto a Washington DC. (Télam).