Inicio El Mundo Bolivia elige entre dos modelos antagónicos

Bolivia elige entre dos modelos antagónicos

Un total de 7.332.925 bolivianos están habilitados para votar en las elecciones presidenciales de hoy, corolario de un proceso atravesado por la crisis económica y la pandemia, en el que se enfrentan varios candidatos que representan sustancialmente dos modelos antagónicos: un país estatista y plurinacional y otro neoliberal y elitista.
Luego de un año dramático que comenzó con la indefinición de las presidenciales de 2019 y acusaciones de fraude contra la reelección de Evo Morales, avaladas por la Organización de Estados Americanos (OEA), que forzaron su renuncia el 10 de noviembre, y la posterior asunción de un gobierno ilegal, Bolivia enfrenta nueva selecciones.
El golpes que derrocó a Evo Morales dejó al menos 33 personas muertas. Posteriormente, la pandemia obligó a postergar dos convocatorias electorales en medio de denuncias contra el gobierno de facto de Jeanine Áñez por utilizar la crisis sanitaria para socavar las posibilidades del Movimiento Al Socialismo (MAS), cuyos principales dirigentes están bajo acoso judicial.
El candidato del MAS, Luis Arce, aparece en los sondeos como el probable ganador, aunque deberá alcanzar el 40% de los votos y sacar 10 puntos de diferencia sobre el segundo, para ganar en primera vuelta.

A todo o nada.
Una eventual segunda vuelta se desarrollará el 29 de noviembre, cuando las chances del MAS de volver al gobierno serán menores. Por eso, apuesta es a todo o nada durante la jornada de hoy. Al igual que en los comicios del año pasado, el segundo en las encuestas es el ex presidente Carlos Mesa, candidato de Conciencia Ciudadana, un liberal moderado que representa a las élites del oriente boliviano.
Y el tercero, quien también podría incidir en el resultado, es el ex prefecto de Santa Cruz de la Sierra Luis Fernando Camacho, postulante de Creemos y referente de la derecha más radical y recalcitrante del país.
Todo el espectro derechista viene presionando a Camacho para que respalde a Mesa, porque una unidad del voto oligárquico «es la única forma de evitar que gane el MAS», según advirtió la presidenta de facto Jeanine Áñez al retirar su propia postulación.
El resto de los candidatos son Chi Hyun Chung (Frente para la Victoria), Feliciano Mamani (Partido Acción Nacional Boliviana) y María de la Cruz Bayá (Acción Democrática Nacionalista). Además de presidente y vice se eligen 36 senadores y 130 diputados.
Es probable que, gane quien gane, el perdedor de esta elección no acepte el resultado. Aunque gane, el MAS debería obtener muy amplia ventaja para ahogar los previsibles reclamos de sectores más radicalizados, con Camacho como figura sobresaliente.