Inicio El Mundo Bolsonaro achica el Estado

Bolsonaro achica el Estado

BRASIL EVALUA PRIVATIZAR O LIQUIDAR EMPRESAS

El ministro de Infraestructura de Brasil, Tarcísio de Freitas, afirmó ayer que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro evalúa privatizar o liquidar un centenar de empresas estatales hasta 2022, en el contexto de sus planes para reducir el tamaño del Estado.
«Obviamente, no estamos hablando solo de privatizaciones, sino también de liquidaciones de empresas que no tienen tanto sentido», declaró el ministro a la radio CBN.
De Freitas no quiso detallar cuáles empresas podrían estar incluidas en esos planes, pero dijo que el gobierno asumido el pasado 1 de enero hará un «mapa» de la situación de las cerca de 150 compañías que dependen directamente del Ejecutivo, así como de sus subsidiarias.
También ratificó que su cartera estudia los planes de concesiones y privatizaciones ya previstos por el anterior presidente, Michel Temer, que incluyen puertos, aeropuertos, ferrocarriles y carreteras. Medios brasileños especulan que la lista estaría integrada por el Banco Nacional de Desarollo Economico y Social (Bndes), el Banco de Brasil, Caixa y Eletrobras.
Bolsonaro anticipó su intención de aprovechar esos planes y calculó que podrían servir para captar inversiones, tanto nacionales como extranjeras, del orden de unos 1.876 millones de dólares este mismo año.
Entre los casos que están bajo análisis, agregó el ministro, figuran unos 5.000 kilómetros de rutas, así como los contratos de otros 4.000 kilómetros ya en manos privadas, pero con contratos que vencerán próximamente y pudieran ser renegociados.
«Tenemos que ver todos los trechos (de rutas) que tengan posibilidad de ser explotados comercialmente y pasarlos a manos de la iniciativa privada mediante concesiones, privatizaciones o sociedades mixtas», indicó.

Achicar el Estado.
La intención del equipo económico de Bolsonaro, dirigido por el ministro de Economía, Paulo Guedes, un liberal formado en la Escuela de Chicago, es reducir el tamaño del Estado y liberar así las «amarras» que, a su juicio, impiden que la empresa privada se convierta en el motor del desarrollo nacional.
«El Estado brasileño fue ocupado y cada grupo de interés tomó un pedazo, una teta, siempre preguntando lo que se puede sacar; nuestro grupo tiene otra mentalidad», dijo Guedes, al poner en funciones a los presidentes de bancos estatales.
La semana pasada, Bolsonaro anunció un programa de concesiones al sector privado en 12 aeropuertos, cuatro puertos y ferrocarriles, con el que busca atraer inversiones por 1.800 millones de dólares.
Esa decisión forma parte de la continuidad de la política de privatizaciones y concesiones inaugurada por el gobierno de Temer, que en noviembre pasado llamó a licitación por las concesiones en las 12 estaciones aéreas.
También en noviembre pasado, poco después de resultar consagrado en la segunda vuelta electoral, Bolsonaro dijo que durante su gobierno «alguna parte» de la gigantesca petrolera de mayoría estatal Petrobras «puede ser privatizada, pero no toda» porque «es una empresa estratégica».
Al día siguiente, Roberto Castello Branco -designado por Bolsonaro para ser el próximo presidente de Petrobras- afirmó que estaba dispuesto a «vender lo que tenga que ser vendido» de la petrolera.

Ola de violencia.
Un nuevo centenar de agentes de fuerzas federales llegó ayer a Fortaleza para reforzar la seguridad en el estado Ceará, golpeado desde hace una semana por una ola de violencia con cerca de 159 acciones de vandalismo en 39 ciudades.
Los efectivos forman parte de un contingente de 200 integrantes de la Fuerza Nacional de Seguridad, que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro decidió mandar como refuerzo a Ceará para sumarse a los ya más de 300 enviados el pasado viernes.
Pese a la presencia de las fuerzas de seguridad federales, los ataques recrudecieron en las últimas horas. (Télam)