Inicio El Mundo Bolsonaro pidió a la población que deje de "hibernar"

Bolsonaro pidió a la población que deje de «hibernar»

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, presentó hoy miércoles como propios tres análisis con resultado negativo de coronavirus ante la máxima corte del país y pidió a la población que deje de «hibernar» y salga de las cuarentenas que impusieron los gobernadores para evitar «morir de hambre dentro de las casas».

Mientras tanto, el gobierno revisó sus proyecciones económicas y estimó que 2020 cerrará con una caída de 4,7% del producto bruto interno (PBI) y el dólar a 5,90 reales, un récord histórico que refleja una devaluación que en lo que va del año alcanza a 47,6%.

El mandatario volvió a dominar la escena política y la discusión judicial en el país mientras gobernadores e intendentes debaten medidas a la espera del pico de la pandemia de coronavirus.

Los exámenes, hechos en marzo con seudónimo pero con el número de documento del presidente, fueron divulgados por orden del juez del Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) Ricardo Lewandowski.

La primera de las pruebas fue realizada el 12 de marzo luego de que Bolsonaro regresara de un viaje a Florida, Estados Unidos, en el cual se contagiaron 23 funcionarios de la comitiva brasileña y algunos estadounidenses que estuvieron en el grupo del mandatario Donald Trump.

Ese primer análisis fue hecho bajo el nombre de Airton Guedes en el laboratorio privado Sabin, que trabaja con el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia. El número fiscal y el documento son los del presidente.

Un segundo test fue realizado el 17 de marzo, en medio de especulaciones públicas sobre el estado de salud del mandatario. El seudónimo elegido fue Rafael Ausgusto Alves da Costa Ferraz.

El tercer examen fue realizado en forma anónima, apenas con el número «05» en el instituto público Fiocruz, la Fundación Oswaldo Cruz, el principal centro de referencia epidemiológico.

Finalmente, los resultados de estas pruebas se hicieron públicos porque O Estado de Sao Paulo, el tercer diario más influyente del país, hizo un pedido formal ante la Justicia.

Sus abogados dijeron que fue una victoria de la «libertad de información» ante la negativa del presidente a dar a conocer los resultados.

El presidente redobló hoy la apuesta pese a los más de 12.400 muertos en Brasil por coronavirus y pidió a la población que salga a la calle a trabajar «y dejar de hibernar» para evitar «morir de hambre dentro de las casas», mientras se atrasan las compensaciones en dinero a la población que trabaja informalmente y carece de ingresos en la pandemia.

«El que no quiera trabajar que se quede en casa, mierda; que se quede en casa y punto final», dijo Bolsonaro al hablar en la puerta del Palacio de la Alvorada ante militantes de un movimiento llamado Brasil 300 que acampa en Brasilia y fue definido como una milicia civil para defender al gobierno.

En el marco de un torbellino judicial a raíz de la investigación del STF sobre Bolsonaro por obstrucción de la justicia e intento de manipulación de las investigaciones de la Policía Federal, el jefe del Estado volvió a defender el fin de la cuarentena y a chocar con gobernadores e intendentes que defienden el distanciamiento social.

«Hay millones de personas que no pueden trabajar en Brasil, el que puede que se quede, pero hay gente con cuatro hijos muertos de hambre, con la heladera vacía, es inhumano, hay que trabajar, no podemos quedarnos hibernando en casa», afirmó Bolsonaro.

En ese sentido alertó sobre un caos social a raíz del «hambre».

«Llegará un punto en el que el pueblo con hambre saldrá a la calle, hay un pueblo pobre que quiere vender comida en la calle, en la playa, está desesperado», afirmó.

El presidente desautorizó a su ministro de Salud, Nelson Teich, y volvió a proponer el uso de cloroquina, remedio para lupus y malaria, como esperanza para los enfermos con Covid-19.

También Bolsonaro se mostró irritado con la investigación que le sigue la corte suprema: un video de una reunión de gabinete el 22 de abril confirmaría que Bolsonaro le dice a su entonces ministro de Justicia, Sérgio Moro, que debe cambiar a la jefatura policial para proteger a su familia y amigos de investigaciones en Río de Janeiro.

Bolsonaro niega haber citado nominalmente a la Policía Federal en ese pedido.

El presidente dijo hoy que dejará de haber reuniones de gabinete y que tiene pruebas de que no quiso afectar las investigaciones de la policía federal, como Moro denunció al renunciar al cargo a finales de abril pasado.

El caso puede llevarlo a un proceso de destitución en la corte, que debe pasar por una votación en la Cámara de Diputados.

El sábado, Bolsonaro, cuando el país superaba los 10.000 muertos por coronavirus, salió a andar en jet-ski por el lago Paranoá, en Brasilia.

El presidente también tuvo tiempo para culpar a «errores de la población» y a los «morosos sin los papeles en regla» de los atrasos para cobrar los subsidios de 120 reales aprobado por el Congreso.

Mientras, más de 30 millones de personas hacen colas todos los días para regularizar su CPF (el CUIT o número fiscal brasileño) y poder cobrar el subsidio. (Télam)