Brasil: ganó Bolsonaro con el 55,1%

CON LULA PRESO, LA DERECHA SUPERO AL PT

El ultraderechista Jair Bolsonaro prometió “cambiar el destino de Brasil” al ganar el domingo la presidencia de la mayor potencia de América Latina, tras una de las campañas más tensas y polarizadas del país. El ex capitán del Ejército obtuvo, en segunda vuelta, 57,7 millones de votos (55,1%) contra 46,8 millones (44,9%) para el izquierdista Fernando Haddad, tras el escrutinio de más del 99,91% de las urnas.
“No podemos seguir coqueteando con el socialismo, el comunismo, el populismo y el extremismo de izquierda”, agregó el presidente electo desde su casa de Rió de Janeiro, en un mensaje emitido en vivo por las redes sociales, llave maestra de su campaña electoral.
Bolsonaro, un ex paracaidista de 63 años, logró capitalizar la decepción y la rabia de una población golpeada por años de recesión y hastiada de los escándalos de corrupción. Ferviente defensor de la dictadura en ese país (1964-85), Bolsonaro prometió sin embargo defender “la Constitución, la democracia y la libertad”. La jornada de votación, que llamó a las urnas a 147,3 millones de brasileños, transcurrió sin incidentes, donde hubo cerca de 8 millones de votos nulos y más de dos millones en blanco.
Rodeado de líderes de izquierda y vistiendo una camisa blanca, Haddad se dirigió a la militancia en un hotel de Sao Paulo, donde pidió respeto por sus “45 millones de votantes”, en un emotivo discurso en el que prometió seguir luchando “con coraje” por la democracia.

Euforia.
Centenares de miles de manifestantes celebraron eufóricos los resultados frente a la casa de Bolsonaro en Barra de Tijuca, un exclusivo barrio de Río de Janeiro, agitando entre cánticos sus banderas de Brasil y lanzando fuegos artificiales.
También hubo celebraciones importantes en Sao Paulo, la capital económica y financiera del país, y en otras ciudades. El candidato del Partido Social Liberal (PSL) dirigió desde su casa una exitosa campaña que centró en las redes sociales, tras la puñalada que sufrió durante un mitin callejero a principios de septiembre.
Haddad contó con el apoyo de millones de brasileños que se beneficiaron de las políticas de inclusión social de Lula, hoy preso. Pero esa identificación disparó también su índice de rechazo, ya que para otros millones de personas Lula y el PT son sinónimos de manejos financieros turbios para mantenerse en el poder. Un rechazo solo comparable al del propio Bolsonaro, que en sus 27 años como diputado se distinguió por sus declaraciones misóginas, racistas y homófobas.

Panorama.
Bolsonaro ganó popularidad con las promesas de liberalizar el porte de armas para combatir una inseguridad galopante y de librar una guerra sin cuartel contra la corrupción.
Asumirá la presidencia el 1 de enero por cuatro años. A partir de allí, su gurú económico, Paulo Guedes, tratará de lanzar un programa de privatizaciones para reducir la deuda y reactivar la economía, que viene de dos años de recesión y dos más de débil crecimiento.
El próximo presidente de Brasil deberá tratar con un Congreso con partidos debilitados por los escándalos y dominado por los lobby conservadores del agronegocio, las iglesias evangélicas y los defensores del porte de armas.

Macri felicitó a Bolsonaro.
El presidente Mauricio Macri felicitó ayer por la noche al mandatario electo de Brasil, Jair Bolsonaro, y deseó que trabajen “pronto juntos por la relación entre ambos países”. Minutos después de que se difundieran los primeros datos oficiales sobre el balotaje en el vecino país, el mandatario utilizó su cuenta de Twitter para enviarle su saludo al triunfante candidato del Partido Social Liberal quien será el sucesor de Michel Temer.
“¡Felicitaciones a Jair Bolsonaro por el triunfo en Brasil! Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros”, expresó el líder del PRO.
Después, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto emitió un comunicado para expresarse sobre los comicios: “Las elecciones demuestran una vez más la fortaleza de las instituciones democráticas brasileñas”. Y agregó: “El Gobierno argentino renueva su voluntad de continuar trabajando con el nuevo Gobierno brasileño para profundizar los vínculos entre ambas naciones y seguir trabajando en favor del bienestar de argentinos y brasileños”. (AFP)