Inicio El Mundo Brasil, nuevo foco global

Brasil, nuevo foco global

MAS DE 250 MIL CONTAGIOS Y CASI 17 MIL MUERTOS

Con 13.140 contagios en 24 horas, Brasil superó ayer al Reino Unido y se convirtió en el tercer país con más casos confirmados de coronavirus en el mundo. El gobierno informó que la suma llega a 254.220 contagios, precedido únicamente por Estados Unidos (1,5 millones) y Rusia (290.678) en el conteo global. En menos de una semana, Brasil escaló del octavo al tercer lugar en la lista mundial de contagios. En cuanto al registro fatal, ayer fallecieron 674 personas. Brasil ocupa el sexto lugar, con 16.972 muertes, detrás de Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Francia y España, pero los especialistas estiman que las cifras podrían dispararse desde hoy, porque los últimos reportes corresponden al fin de semana, cuando hay menos personal asignado a tareas de detección y registro.
El estado San Pablo concentra un tercio de las víctimas, pero su gobierno anunció que no decretará el cierre de actividades comerciales, aunque en algunos hospitales la ocupación de terapia intensiva supera el 90%. Su capital, San Pablo (ciudad más poblada de Sudamérica), adelantó feriados a partir de mañana, miércoles, para facilitar un cierre casi total hasta el domingo.

Contra la corriente.
Mientras tanto, el país sigue sumergido en la polémica por las políticas adoptadas desde el gobierno federal frente a la crisis sanitaria. El ex ministro de Salud Luiz Mandetta reveló que advirtió Jair Bolsonaro sobre la gravedad de la pandemia y dijo que «nada de lo que está ocurriendo» sorprende al gobierno. «Estudiamos escenarios con cifras de casos y muertes; nada de lo que está ocurriendo es sorpresa», dijo Mandetta al diario Folha de Sao Paulo. Bolsonaro «claramente consideraba que la crisis económica era inaceptable, por más que alertáramos sobre una enfermedad muy seria y que el número de casos podría aumentar», señaló. «Al gobierno no le interesaba el asunto y nunca observó la dimensión que tenía. Cuando ya teníamos el virus y se sumaban los casos, a mediados de marzo, descubrieron que la sociedad percibía al Ministerio como principal punto de referencia. Pero resulta difícil para un ministro coordinar un sistema si el presidente transmite otro mensaje», concluyó. Mandetta fue destituido en abril y su sucesor, Nelson Teich, corrió idéntica suerte este fin de semana. Fue reemplazado interinamente por Eduardo Pazzuello, general del Ejército sin experiencia en asuntos de salud pública.

Cloriquina para todos.
Con Bolsonaro a la cabeza, ayer regresó al centro de la escena nacional brasileña el tratamiento con hidroxicloroquina, utilizada en tratamientos contra la malaria y el lupus (combinada con antibióticos específicos), pero sin eficacia probada contra el coronavirus. Aunque siguen sumándose científicos que alertan sobre graves daños y efectos secundarios, el mandatario brasileño promueve a viva voz su aplicación masiva. «Comenzamos a experimentarla con pacientes graves que estaban en hospitales. De esos estudios, que aún no concluyeron, tuvimos que suprimir la cloriquina a un 33% de pacientes que presentaron arritmia, porque podría derivar en un paro (cardíaco)», reveló Mandetta.
Con el presidente promocionando esa droga, la situación amenaza descontrolarse. Este fin de semana, un grupo de bolsonaristas le cantó al presidente «la cloroquina fue enviada por Jesús» durante una manifestación en Brasilia. Al mismo tiempo, la fiscalía de Paraupebas, en el estado amazónico de Pará, investiga a un grupo de policías que distribuyó dosis gratuitas de cloroquina entre los pobladores. El sospechoso de levantar una carpa y distribuir cloroquina gratis a las personas que hacían fila, es el comisario Gabriel Henrique Costa, quien deberá brindar explicaciones a la fiscalía de Paraupebas y podría ser imputado por delitos penales.
Los derechistas que apoyan a Bolsonaro rechazan el aislamiento social y las cuarentenas como método de lucha contra la propagación del virus y, contra toda evidencia, juran que la cloroquina puede curar a los enfermos de coronavirus. (Télam)