Inicio El Mundo Brasil se acerca a las 30 mil muertes por coronavirus

Brasil se acerca a las 30 mil muertes por coronavirus

Autoridades sanitarias de Brasil reportaron hoy 623 nuevas muertes por coronavirus, lo que eleva el total en el país a 29.937.

Se trata de la cuarta cifra de víctimas fatales más alta a nivel mundial, solo por detrás de los Estados Unidos, Reino Unido e Italia. La cantidad de casos positivos, en tanto, fue de 12.247, lo que lleva el número a 526.447 y está firme en el segundo lugar, superado solo por el país norteamericano.

De esta manera, Brasil se consolida como el segundo país más afectado, solo detrás de Estados Unidos, que registra más de 1,8 millones. Las cifras del lunes son más bajas que las reportadas durante los últimos días, cuando la cantidad de decesos oscilaba entre 900 y 1.200, y los casos nuevos positivos se ubicaban cerca de 20.000.

No obstante, este suele ser el caso a la hora de informar los números del fin de semana en el país sudamericano, cuando el procesamiento de los reportes suele demorarse. Brasil vive la pandemia en medio de una crisis política que tiene en el centro al presidente, Jair Bolsonaro.

Las tensiones entre sus partidarios y detractores llegaron a un punto de ebullición el domingo, cuando se registraron violentos disturbios que dejaron varios heridos en San Pablo. (NA)

Pese al avance implacable del virus, cuya curva de contagios aún no se moderó, varias zonas de los estados San Pablo, Río de Janeiro, Ceará, Amazonas y Pará habilitaron actividades con el fin de frenar el deterioro de la economía.

Los principales economistas del país elevaron en una semana de 5,89% a 6,25% su previsión de contracción del producto bruto interno (PBI) para este año, según la encuesta de expectativas del Banco Central, y el de mayo pasado fue el menor superávit comercial mensual en cinco años, reportó el Ministerio de Economía.

San Pablo -más de 111.000 casos y de 7.600 muertes-, donde desde fines de marzo rige una cuarentena “blanda”, comenzó hoy una flexibilización por fases de la que quedó exceptuada el área metropolitana de la ciudad homónima, que concentra casi la mitad de los 46 millones de habitantes de la región.

En Río de Janeiro -más de 54.000 contagios y de 5.400 decesos-, que la semana pasada superó a China en cantidad de fallecimientos por Covid-19, la capital del mismo nombre habilitó concesionarios de automóviles, mueblerías e iglesias, y anunció que desde mañana se podrán realizar ejercicios físicos al aire libre y bañarse en el mar, pero no permanecer en las playas.

El alcalde de Río, el pastor evangélico Marcelo Crivella -uno de los principales aliados de Bolsonaro-, afirmó que la cuarentena está causando “trastornos de todo tipo a la población” y sostuvo que un comité científico aseguró que el sistema de salud de la ciudad no tiene riesgo de colapso.

También Ceará, Amazonas y Pará -respectivamente tercero, cuarto y quinto estados con más casos- liberaron actividades industriales, comerciales y de servicios.

En Brasil no rigen disposiciones de alcance nacional, debido a la negativa de Bolsonaro a decretar cuarentena u otras medidas preventivas, que no obstante fueron adoptadas por la mayoría de los gobernadores y alcaldes.

La postura del jefe del Estado le generó enfrentamientos con numerosos gobernadores y legisladores, e incluso le costó la salida del gabinete dos ministros de Salud en menos de un mes.

Paralelamente, Bolsonaro se enemistó con Moro, hasta hace muy poco una de las figuras del gobierno con mejor imagen y quien dejó el gabinete en desacuerdo con cambios de autoridades policiales dispuestos por el presidente en el contexto de una investigación que puede comprometerlo.

Esos dos conflictos, hasta ahora paralelos, se cruzaron hoy, cuando Moro dijo que Bolsonaro está promoviendo una “rebelión armada” contra los gobernadores y alcaldes que decretaron cuarentena, y el mandatario respondió calificando de “cobarde” a su antiguo ministro. (Télam)